Llegamos a la mitad del año y la pandemia del coronavirus sigue entre nosotros. Ahora, las sospechas de una posible segunda ola se sienten en el aire y, mientras tanto, los intentos por entender qué salió mal en la contención temprana de este virus siguen proponiendo nuevas teorías.

No han sido pocos los que han acusado a China de retener información durante la pandemia. Tampoco son pocos aquellos que aseveran que, de haber compartido los datos antes, el impacto del COVID-19 no habría sido tan notorio.

Específicamente en enero, cuando la contención era crucial, muchos puntos importantes sobre el coronavirus –como que era altamente contagioso– no llegaron al mundo con la rapidez con la que deberían.

Ahora, una nueva grabación descubierta por The Associated Press ha puesto en evidencia lo que se sospechaba desde en principio: China le ocultó información a la Organización Mundial de la Salud. Esto ocasionó entonces que la OMS no pudiera dar una alerta temprana y que la propagación del virus fuera inminente.

El orden de los hechos

Para finales de diciembre del 2019, en la ciudad de Wuhan varios doctores comenzaron a reportar de la extraña presencia de un virus similar al del SARS, que había atacado a los habitantes de China en el 2002. A pesar de que estos intentaron reportar la novedad, todos fueron amonestados por las autoridades y consecuentemente silenciados.

Para el 9 de enero del 2020, cuando la crisis ya era más notoria, China se vio obligada a admitir la presencia del coronavirus en su territorio. No obstante, para ese momento le declaró a su población que dicho virus no era contagioso.

Tan solo poco más de 10 días más tarde, el 20 de enero tuvo que rectificar y aceptar que el SARS-CoV-2 –que en aquel momento no había recibido todavía este nombre– era particularmente contagioso. Tres días después, la ciudad de Wuhan debió cerrar sus fronteras debido al fuerte brote de contagios que se vio en la población y al abarrotamiento de los hospitales y centros de atención.

Lastimosamente, para ese momento al menos 5 millones de residentes se habían movilizado entre Wuhan y ciudades aledañas, mientras que otros habían cruzado fronteras para visitar destinos internacionales. En consecuencia, para el 30 de enero, cuando la OMS finalmente declara la alerta internacional, el daño ya estaba hecho.

La grabación

Ahora, la grabación obtenida por este diario estadounidense tiene como protagonistas a trabajadores de la OMS quejándose de la falta de transparencia de China con respecto al COVID-19. Por lo que se ve, la grabación corresponde a la semana del 6 de enero, cuando la nación asiática admitió la presencia del coronavirus, pero no su contagio masivo.

En dicha grabación se hablada de que la información obtenida era mínima y que con esta era imposible tomar medidas efectivas o comenzar a realizar planes. Aun así, externamente la OMS nunca criticó al gobierno chino por la falta de información oportuna, ¿por qué?

La polémica

Michael Ryan, director de emergencias de salud de la OMS. Al fondo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS.

Las diferentes posturas ante esta situación se marcaron desde el inicio de la pandemia. Por ejemplo, en estos primeros momentos de enero, el director de emergencias de salud de la OMS; Michael Ryan, declaró que consideraba que era momento de presionar a China. Todo esto ya que le preocupaba que se repitiera el contagio del 2002 del coronavirus, SARS.

Por su parte, el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, nunca ha emitido este tipo de juicios contra el país asiático. De hecho, incluso en varias ocasiones la organización ha felicitado a China por su respuesta veloz ante el contagio y el control efectivo de este.

Sorprendentemente, acá nos encontramos con una dualidad en la que las declaraciones de ambos funcionarios son aplicables al mismo caso. En realidad, la OMS sí considera que los equipos de científicos chinos realizaron un trabajo veloz y eficiente al identificar el virus y las políticas tomadas una vez se aceptó su presencia fueron altamente efectivas.

Esto es lo que se sabe sobre cómo afecta el coronavirus a los niños

Sin embargo, las autoridades chinas no permitieron que la información descubierta por los científicos llegara a tiempo al organismo internacional. Por lo que, ha sido por sus acciones que este bloqueo de información ahora ha afectado al mundo entero –mucho más de lo que en su momento lo hizo el SARS.

Se cree que la decisión de la OMS de enfocarse en la primera realidad se debe a una movida para mantener las buenas relaciones con China. Ya que, de romperse esta, el único acceso a la información en su momento hubiera desaparecido.

La respuesta

Por su parte, China se ha negado a hacer demasiadas declaraciones con respecto al tema de la grabación. En estos momentos, siguen sosteniendo que sus procesos han sido transparentes y que han ido alertando de sus descubrimientos a medida que los han ido realizando.

El medio que descubrió el audio se ha negado a ofrecerlo a la OMS para proteger a la fuente de la que lo han obtenido. Por este motivo, la organización también se ha negado a hacer comentarios directos.

¿Esto hubiera pasado en otros países?

Por su parte, Michael Ryan continúa defendiendo su posición al asegurar que este tipo de incidentes no han pasado en otros países por una razón. Específicamente, declaró que: “Esto no pararía en el Congo, y no pasó en el Congo ni en otros lugares”.

Para este caso, podría estarse refiriendo al virus del ébola que hizo su aparición en el 2014 y mantuvo al mundo preocupado hasta el 2016 a pesar de que su dispersión por este fue controlada. Según sus palabras, la diferencia en esto es la transparencia de la información, cosa que reforzó al comentar que “necesitamos ver los datos. Es absolutamente importante en este punto” ya que esto podría ser la diferencia entre una epidemia controlada o una pandemia mundial.

Más en TekCrispy