La mayoría de las personas ha experimentado un dolor de cabeza al menos una vez en su vida, aunque las causas ciertamente son bastante diversas. Algunos los experimentan con más frecuencia e intensidad que otros, y por lo general la causa es una afección conocida como migraña.

Sin embargo, también existe otro tipo conocido como dolor de cabeza en racimo o dolor de cabeza suicida, que en realidad es una afección neurológica grave que puede hacer que muchos pacientes tengan pensamientos suicidas durante los ataques.

El dolor de cabeza en racimo por lo general de se presenta en un solo lado, y estar acompañado de ojos inyectados en sangre o llorosos, ojos caídos y secreción nasal o fosas nasales obstruidas. Los ataques son insoportables, y han llegado a compararse con el dolor de parto. No conforme con ello, su duración puede ser prolongada, entre 15 minutos y tres horas, e incluso ocurrir varias veces al día.

Lo curioso es que, aunque se percibe como una enfermedad rara, es tan común como la esclerosis múltiple o la enfermedad de Parkinson. De hecho, alrededor de una de cada 1,000 personas experimenta el dolor de cabeza en racimo, el problema es que muchos profesionales no están enterados de ello.

Esto fue corroborado por un estudio reciente cuyos detalles se exponen en un artículo en The Conversation. Los autores indican que los profesionales de la salud no conocen la cefalea en racimos, ni mucho menos saben cómo diagnosticarla.

Entrevistando a médicos en Inglaterra

Los investigadores entrevistaron a médicos y neurólogos que trabajan en el norte de Inglaterra a fin de explorar su conocimiento sobre el diagnóstico y el tratamiento de la cefalea en racimos. También plantearon algunas preguntas dirigidas a determinar cómo solían derivar a los pacientes a un especialistas y la forma en que se comunican con otros médicos.

Fue así como descubrieron que muchos profesionales de la salud no saben qué es un dolor de cabeza en racimo, lo cual los lleva muchas veces a hacer un diagnóstico erróneo de la afección, y por consiguiente, los pacientes tardan más en recibir el diagnóstico y tratamiento correcto.

Los autores destacan que entre los médicos encuestados había algunos que no estaban al tanto de la cefalea en racimos, pero también estaban aquellos que la confundían con la “migraña en racimos”. Esta última es un dolor de cabeza intenso que puede estar acompañado de náuseas sensibilidad a la luz.

¿Cuáles son las consecuencias?

Tristemente el problema no se limita a la falta de conocimiento de los profesionales de la salud, ya que esto genera diagnósticos tardíos de la enfermedad, y por lo tanto, un retraso importante en su tratamiento.

El estudio reveló que cuando un paciente no recibe un diagnóstico oportuno y correcto, la cefalea en racimos se diagnostica erróneamente como migraña, neuralgia del trigémino, sinusitis o problemas dentales. Esto los lleva a procedimientos innecesarios como extracción de dientes, lavados de senos y cirugía intracraneal.

Las personas con cefalea en racimos a menudo sufren afecciones graves de salud mental, como depresión crónica, pensamientos suicidas y pueden llegar a autolesionarse. En definitiva, afecta de manera significativa su calidad de vida y puede llegar incluso a perder su empleo por ello.

He allí la importancia de que los médicos se instruyan respecto a la afección. Un diagnóstico y tratamiento oportuno podría no solo salvar la vida de los pacientes, sino mejorar su calidad.

Referencia:

Cluster headache is more than ‘just a headache’ – but this excruciating condition is often misdiagnosed. https://theconversation.com/cluster-headache-is-more-than-just-a-headache-but-this-excruciating-condition-is-often-misdiagnosed-139700