El final del mes de mayo dio mucho de qué hablar, aunque el tema del coronavirus perdió algo de protagonismo frente a otros acontecimientos como la muerte de George Floyd. Esta generó una cantidad de protestas en todo Estados Unidos que han infestado las redes sociales, periódicos y páginas de Internet con noticias y comentarios sobre un problema aún latente: la discriminación.

El problema es que este es el peor momento para manifestar. El coronavirus ha infectado a 188 países, a más de 5 millones de personas y ha causado más de 374 mil muertes. Sin lugar a dudas, ha generado una crisis sin precedentes, y las autoridades aún luchan por mantener a las masas confinadas sin que ello implica un declive en la economía.

Los eventos que reunen a una gran cantidad de personas siguen prohibidos incluso en países en los que ya se han aliviado ciertas restricciones, como Alemania. Pero 75 ciudades estadounidenses están siendo escenario de grandes reuniones, lo cual está creando una bomba de tiempo que en cualquier momento podría estallar en un repunte catastrófico del número de infecciones de COVID-19.

Condiciones propicias para el contagio

Entre los científicos ha empezado a rotar la idea de que las protestas masivas en los Estados Unidos probablemente generarán nuevas cadenas de infección con COVID-19, no solo por la cantidad de personas, sino por la reunión de una variedad de factores que aumenta el riesgo de contagio.

El coronavirus parece propagarse más cuando las personas gritan, estornudan, o tosen, y todos estos actos los podemos ver fácilmente en una protesta cuando las personas cantan un eslogan, cuando estornudan para expulsar el spray de pimienta y al toser por inhalar los gases lacrimógenos. De hecho, conscientes de ello, las autoridades Japón ha prohibido que las personas griten en los parques temáticos. Y no conforme con ello, hay suficiente evidencia que asegura que el coronavirus es bastante infeccioso.

“Me da escalofríos en varios niveles”, dijo la Dra. Katie Passaretti, directora médica para la prevención de infecciones en Atrium Health en Charlotte, Carolina del Norte. “Es una configuración para una mayor propagación de COVID-19. Es desgarrador”.

También resaltó otra preocupación: muchos manifestantes podrían estar viajando hacia y desde varias ciudades y estados de Estados Unidos, lo cual también aumenta el riesgo de un repunte de casos, incluso en regiones donde la situación se ha controlado.

“La gente viene de otros lugares a las principales ciudades”, dijo Passaretti. “Por lo tanto, no solo existe la posibilidad de propagarse en una protesta dada, las personas pueden llevarse eso a casa” y transmitir el virus a otras ciudades y estados.

Consciente del riesgo, Keisha Lance Bottoms, alcalde de Atlanta, recomendó en una rueda de prensa celebrada este domingo hacerse un test de COVID-19 a todos aquellos que hayan asistido a las protestas.

“Si estuviste protestando anoche, probablemente debas hacerte una prueba COVID esta semana porque todavía hay una pandemia en Estados Unidos que está matando a personas negras y marrones en niveles elevados”.

Una guía para protestar de manera segura durante la pandemia

Por supuesto, aunque sea el peor momento para protestar, no podemos negar que hay razones para hacerlo. Las autoridades también parecen ser conscientes de ello, y el sábado el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York tuiteó una guía para protestar durante el brote de coronavirus.

En la guía se recomienda que los participantes se cubran la cara, como se ha venido recomendando desde hace varias semanas. “Las máscaras no son perfectas, pero una capa de protección es mejor que no tener nada”, dijo Passaretti, y en efecto, no están destinadas a detener la propagación del coronavirus, pero pueden ayudar a reducir el riesgo de contagiar a otros.

Los protestantes también deberían llevar consigo desinfectante de manos y protección para los ojos a fin de evitar lesiones que los hagan más vulnerables a la infección. La distancia física también es necesaria, pero en este tipo de eventos sabemos que es algo muy difícil de cumplir.

Sin embargo, las imágenes que han empezado a correr nada tienen que ver con mantener al menos 6 pies de distancia respecto a otros.

Referencia:

The Protests Will Spread the Coronavirus. https://www.theatlantic.com/health/archive/2020/06/protests-pandemic/612460/

Escribir un comentario