Reportes confirman que volver a la normalidad para miles de salas de cine en China no será tan sencillo como se ha querido dar a entender. Más bien, las fuentes afirman que más de 5.000 establecimientos podrían no volver a abrir sus puertas en ningún momento debida a múltiples casos de bancarrota.

De acuerdo a una nueva encuesta de la Asociación de Cine de China, alrededor del 40% de las salas de cine podrían cerrar sus puertas permanentemente como consecuencia de los más de tres meses en cuarentena y distanciamiento social por la pandemia del coronavirus.

Miles en la calle

A nivel mundial se ha mantenido el enfoque en los protocolos de salud y cómo evitar que las personas se contagien, pero nos hemos saltado un “paso” muy importante: el destino de los establecimientos, locales y empresas que tuvieron que cerrar por el COVID-19.

Esta no es la primera oportunidad que conversamos con ustedes sobre posibles bancarrotas. Hace un par de semanas, el Teatro Shakespeare’s Globe en Reino Unido también dio a conocer el posible cierre indefinido del icono cultural, por temas financieros.

Según las fuentes, el cierre del 40% equivaldría a un total de 5.000 cines y 27.920 pantallas apagadas. Sin embargo, muchos pensarán que, ya que el gobierno chino dio luz verde para que los teatros, salas de recreación y cines abrieran sus centros este problema está por solucionarse; pero la verdad es que el movimiento se pronostica muy lento.

Parte de lo que hemos conversado durante esta pandemia y los efectos de la “nueva normalidad” es que existen altas probabilidades de que la afluencia de personas tarde en hacerse notar, sobre todo en espacios de alto volumen y de áreas cerradas como las salas de cine.

La reapertura de los cines debe ocurrir más temprano que tarde, ya que experimentar un retraso hasta por lo menos el mes de octubre podría significar cierres permanentes de muchos locales, así como el desempleo de miles de personas.