¿Has notado que algunas veces te cuesta más prestar atención en determinadas tareas? Algunas veces estamos más dados a la concentración que otras, pero la forma en que esto ocurre no depende únicamente de cuánto interés tengamos en la actividad. En realidad, influyen otros factores como que nuestro cerebro esté en “modo codificación”.

En un estudio publicado en la Actas de la Academia Nacional de Ciencias, un equipo de investigadores explican que lo que sucede en el hipocampo, una región cerebral muy involucrada en la formación de recuerdos, incluso antes de que estas intenten formar recuerdos puede influir en si lo recuerdan o no posteriormente.

¿Cuánto oxígeno necesita el cerebro para su funcionamiento?

Modo codificación

John Wixted, profesor de psicología en UC San Diego, y uno de los autores principales del nuevo documento, explica que el modo de codificación es mucho más que simplemente prestar atención a la tarea en cuestión.

Se trata de “prestar atención a la codificación, que aumenta selectivamente la actividad en la parte del cerebro que es lo más importante para crear nuevos recuerdos: el hipocampo”, apuntó.

Las personas pueden suprimir la formación de recuerdos de manera selectiva, según la evidencia arrojada por investigaciones previas, lo cual es fascinante. Sin embargo, esto también sugiere que las personas podrían preparar su hipocampo para que recuerde ciertas cosas, es decir, tenerlo listo para codificar en determinado momento.

El problema es que aún no se sabe concretamente cómo hacer eso, lo cual supuso el punto de partida de una investigación orientada a determinar cómo poner nuestros cerebros en “modo codificación” cuando queramos.

Un experimento con palabras

Para determinarlo, los investigadores recolectaron registros neuronales del hipocampo, la amígdala, el cíngulo anterior y la corteza prefrontal de 34 pacientes con epilepsia a los que se hacía seguimiento clínico en el Instituto Neurológico de Barrow.

Los experimentos consistieron en hacer que los pacientes vieran o escucharan un flujo constante de palabras, e indicaran si cada palabra era nueva o si estaba repetida. Al principio todas las palabras eran nuevas, pero conforme avanzaba el experimento la mayoría se repitieron.

Los investigadores calcularon el número promedio de veces que una neurona se disparó en respuesta a cada palabra que los participantes del estudio vieron u oyeron, así como las tasas de disparo neuronal inmediatamente anteriores a cada palabra.

La actividad neuronal en el hipocampo predice si se formarán recuerdos

La actividad neuronal en la amígdala, el cíngulo anterior y la corteza prefrontal no funcionó para predecir si los participantes recordarían o no las palabras del experimento, mientras que la del hipocampo sí.

De hecho, la tasa de disparo promedio en el hipocampo aproximadamente un segundo antes de ver o escuchar una palabra por primera vez fue el dato más importante en este objetivo. Esta sirvió como una excelente referencia de la actividad neuronal para predecir si los participantes recordaron u olvidaron la palabras cuando se les repitió.

Si estas se disparaban al escuchar o leer una palabra, entonces había mayor probabilidad de que el participante la recordara. “Si las neuronas del hipocampo de una persona ya se disparaban por encima de la línea de base cuando veían o escuchaban una palabra, era más probable que su cerebro recordara con éxito esa palabra más tarde”, explicó Stephen Goldinger, profesor de psicología en la Universidad Estatal de Arizona.

Estos resultados sugieren que el hipocampo podría tener un modo “listo para codificar” que facilita el proceso de crear recuerdos. Pero los autores también resaltan que cuando las neuronas del hipocampo ya no se están disparando, hay mayor probabilidad que la información nueva esté mal codificada y de que sea olvidada posteriormente.

Referencia:

Your brain needs to be ready to remember? https://www.eurekalert.org/pub_releases/2020-06/uoc–ybn052720.php

Más en TekCrispy