Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

El pasado miércoles, las noticias estadounidenses reflejaron una de las últimas acciones de Twitter al comenzar a verificar la información compartida en la cuenta del presidente Donald Trump. Aunque el lanzamiento pospuesto de SpaceX y NASA fue la noticia del día, las medidas de Twitter no pasaron desapercibidas por el mandatario ni por los medios de comunicación.

Desde ese momento, se comenzó a acusar a la red social de tener un “doble estándar” por solo aplicar esa etiqueta a los tuits de Trump. Ahora, un día después del evento y de esta reacción, Twitter se ha vuelto noticia de nuevo al hacer las verificaciones para unos tuits antiguos del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian.

Así como los tuits de Trump compartían información sobre las votaciones a distancia que Twitter consideró sin sustento, las de Zhao hacían referencia a datos no verificados sobre el actual coronavirus pandémico, SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19.

La Casa Blanca emitió un comunicado inmediatamente hablando de que nuevas regulaciones “referentes a las redes sociales” empezarían a ser tomadas en consideración este jueves. Mientras tanto, los tuits antiguos de Zhao no parecen haber despertado ninguna reacción del gobierno chino, aunque aún no han pasado siquiera 24 horas, por lo que las cosas podrían cambiar en ese tiempo.

El tuit de Zhao Lijian

Específicamente, la publicación que ha sido verificada por Twitter y calificada como sin fundamentos se trata de un tuit enviado por el portavoz en 12 de marzo de este año. En esos momentos, el gobierno chino quería poner en duda del origen del coronavirus tal como lo refleja parte de la declaración de Zhao:

“Podría ser el ejército estadounidense el que trajo la epidemia a Wuhan. ¡Sé transparente! ¡Haz públicos tus datos! Estados Unidos nos debe una explicación.”

 “Obtén información fehaciente”

A estas alturas, sabemos con claridad que el coronavirus es de origen animal y que saltó a los humanos a finales del año pasado e inicios de este. Por este motivo, Twitter ha agregado en la parte inferior del tuit una etiqueta en la que se lee: “Obtenga información fehaciente sobre el COVID-19”.

Con esta, la red social no solo menciona que las declaraciones de Zhao no son de fiar. De hecho, también incluye un link que, al cliquear sobre la etiqueta, nos lleva a una publicación del mes de abril de la agencia Reuters.

En ella, se cita una noticia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la que esta declara que el origen del coronavirus es animal y que no hay evidencia de manipulación humana. Las palabras exactas citadas de una de las portavoces de la organización fueron:

“Toda la evidencia disponible sugiere que el virus tiene un origen animal y que no es manipulado o construido en un laboratorio o en alguna otra parte.”

¿Por qué han verificado un tuit de más de un mes de antigüedad?

Según parece, ha sido The New York Post la agencia que ha notificado a Twitter de la necesidad de verificar este tuit. Esta ya había acusado a la red social de tener un doble estándar y para demostrarlo citó este tuit del portavoz chino.

En un principio, por lo que parece, Twitter se negó a etiquetarlo hasta que realizara “investigaciones adicionales”. Al final, podemos deducir que las investigaciones los llevaron a la clara conclusión de que dicho tuit también promovía la desinformación, por lo que finalmente optaron por colocar su sello de verificación en él también.

El cambio de foco de Twitter

A finales del año pasado e inicios de este, el eterno rival de Twitter, Facebook, comentó que entablaría una lucha contra las fake news en todos los ámbitos… menos en la política. Alegando que intervenir sería una afrenta a la libertad de expresión, la red social de Mark Zuckerberg determinó que no verificaría la información o las declaraciones de dirigentes políticos o individuos relacionados con la vida política en el país. Un detalle que, nuevamente, ha hecho que sobre esta red lluevan críticas.

Twitter ha optado por otro camino y, tal como a principios de año decidió retirar todas las ads políticas de su plataforma, a inicios de este mes comentó que redoblarían su lucha contra las fake news al hacer verificaciones de la información compartida en tuits por personalidades resaltantes –incluidos los políticos.

La red social no ha confirmado que las acusaciones del The New York Post, o las de Trump, fueran el motivo original de sus acciones. De hecho, una portavoz de la plataforma ha declarado:

“Los tuis en cuestión contienen contenido potencialmente engañoso sobre COVID-19 y han sido etiquetados para proporcionar un contexto adicional al público. Estas acciones están en línea con el enfoque que compartimos a principios de este mes.”

Pero, con una amenaza de censura pendiendo de la Casa Blanca, sí es posible Twitter también haya elegido estratégicamente su próxima verificación para hacer visible la inexistencia de ese “doble estándar” del que se le acusa.