Luego de que Redbubble –minorista en línea– recibiera un aviso de infracción de marca registrada por parte de la campaña de Trump, la plataforma decidió eliminar una caricatura realizada por el ganador del Premio Pulitzer Nick Anderson donde el presidente estaba rodeado de personajes con sombreros identificados con las siglas de MAGA.

Sin embargo, Trump pierde otra pelea online, ya que la Comic Book League Defense Fund (CBLDF) y otras organizaciones de la libertad de expresión se dirigieron a Redbubble para restituir la pieza, acusando a la campaña del presidente reprimir una “expresión política en forma de parodia, crítica y sátira”.

Asimismo, la CBLDF argumentó que todos los trabajos que se publican en su sitio están protegidos por la primera enmienda.

En línea con las declaraciones de la fundación, Redbubble restableció la pieza de Anderson y expresaron sus disculpas. “Nos esforzamos por respetar los derechos de propiedad intelectual y la libertad de expresión, pero a veces cometemos errores, como lo hicimos aquí… Disculpen las molestias que esto haya causado”, afirmaron.

Por su parte, en un comunicado propio, Anderson elogió las disculpas de Redbubble, sin embargo, destacó que antes de bajar la publicación no recibió ni un solo aviso. De la misma forma, aseguró que debe existir un equipo en la campaña de Trump dedicado a buscar material que “perjudique” la imagen del presidente y destinarse a eliminarlo.

A ver, no tiene nada de descabellado afirmar eso. La pieza de Anderson estuvo en el sitio de Redbubble por menos de 24 horas, hasta el propio artista duda que alguien haya podido verla. ¿Cómo es que el equipo de Trump se enteró “tan rápido”?

“Esto revela que la campaña de Trump tiene un sistema en marcha, buscando material que consideran objetable. Si me sucedió tan rápido, probablemente les haya sucedido a otros. ¿Cuánto otro contenido se ha eliminado de esta manera en Redbubble y otros sitios?”.

Anderson también aprovechó “el espacio” para apuntar al presidente de los Estados Unidos y acusarlo de hipócrita, sobre todo destacando sus recientes quejas en Twitter, donde este acusó a la red social de “violar su libertad de expresión” al etiquetar una de sus publicaciones con un mensaje de verificación de hechos. “Estas son acciones de un adolescente aspirante a autoritario”, agregó.

Por último, el director ejecutivo de CBLDF, Charles Brownstein expresó, en nombre de la organización, que están contentos por la decisión de Redbubble de hacer lo correcto. “Esperamos que continúen haciendo valer los derechos de la Primera Enmienda que ellos y sus vendedores están garantizados al rechazar cualquier intento de censura similar”.