El coronavirus sigue expandiéndose por el mundo y afectando a las sociedades de múltiples países. A medida de la enfermedad se expande, los sistemas de salud luchan por poder atender a todos los afectados. Ahora, aplicaciones como, CovidCare podrían traer una solución para parte de esta problemática.

Como sabemos, el virus es altamente contagioso, por lo que los profesionales de la salud que están en la primera línea de batalla pueden verse altamente afectados por este. Acá, la participación de la tecnología podría ser vital para disminuir las tasas de contagio entre los trabajadores de la salud mientras aumentan el rango de pacientes a los que estos pueden atender.

Entonces, iniciativas, como la app  CovidCare, propuestas por la Universidad de Melbourne en colaboración con la Universidad de Swinburne y la compañía de productos digitales Two Bulls pueden ser el puente que logre unir esta idílica posibilidad con la realidad que vivimos. Este jueves la Escuela de Medicina de Melbourne ha liberado dos comunicados, uno en el presenta el proyecto con sus detalles y otro que especifica los datos del prototipo de la aplicación.

“Diseñado para pacientes, manejado por médicos”

Al entrar en la página web de la iniciativa, esta es la primera frase que se puede leer. En tan solo una línea, queda perfectamente descrita la funcionalidad de la aplicación.

Inicialmente, esta debe servir como una herramienta para que el paciente sea capaz de monitorear sus propios síntomas. Para esto, la app lo guiará de forma clara y amigable para que ingrese datos en ella como su frecuencia cardiaca, su temperatura corporal y la presencia o no de la dificultad para respirar, así como la intensidad de esta última.

Por su parte, los registros se almacenarán organizada y fielmente en la app. De este modo, los doctores pueden tener acceso a un registro constante y fidedigno del estado del paciente. Gracias a esto, podrán monitorearlos incluso desde lejos y tener acceso a un historial completo que consultar a la hora de determinar diversos mecanismos de acción para el diagnóstico y tratamiento de cada persona.

En resumen, “CovidCare es una herramienta que respalda a pacientes y médicos”, tal como ha dicho James Kane, director ejecutivo de la compañía de productos digitales Two Bulls.

Ganando un poco de control

Por si fuera poco, el poder tener un registro completo de síntomas y de la evolución de estos les devuelve a los pacientes un breve sentimiento de control. Ya que, al menos el registro de estos eventos sí corre por su cuenta y se trata de una circunstancia que puede manejar dentro de la incertidumbre que trae un diagnóstico de COVID-19.

Salud no solo es física

Por si fuera poco, la aplicación también está diseñada para brindar apoyo emocional a quien lo necesite. No todos los pacientes de COVID-19 son hospitalizados en todos los países. De hecho, algunos de ellos simplemente deben continuar con el aislamiento en casa.

Sin embargo, los largos periodos de soledad pueden tener consecuencias psicológicas negativas en las personas. De hecho, ya se teme que la cuarentena prolongada pueda tener consecuencias a largo plazo en la psique y el estado emocional del mundo.

Por lo que, CovidCare también registrará los estados emocionales reportados por las personas para poder entender el impacto del coronavirus y el aislamiento en los individuos. En realidad, esta app incluso participará como fuente de información para un subestudio dedicado a intentar comprender y responder esta interrogante.

La app aún no está disponible para el público

Por los momentos, la aplicación se ha estrenado como un ensayo clínico en zonas determinadas. Si todo sale bien, CovidCare podría salir pronto a la luz y estar disponible en plataformas como la Play Store y la App Store.

A corto plazo, esta aplicación se convertiría en un gran aliado tanto de médicos como de pacientes en la lucha contra el COVID-19. Asimismo, a largo plazo, esta app podría ser una pionera que le abriría las puertas a más iniciativas que involucren a la tecnología en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de otras condiciones como la gripe o la diabetes.