“¡La espera ha terminado!” nos decíamos hasta hace solo unos minutos. Ya estabamos listos para presenciar cómo se hace la historia. El lanzamiento que la agencia espacial estadounidense, NASA, y la empresa fabricante de cohetes, SpaceX, tienen pautado podría haber cambiado la forma en la que el país se relaciona con los viajes espaciales.

Después del 2011, la NASA no ha enviado a más astronautas al espacio, y ha dependido de otras agencias como Roscosmos, de Rusia, para realizar sus viajes espaciales. Hace poco, nos encontramos ante el momento que podría cambiarlo todo.

El despegue del Falcon 9 de SpaceX hubiera significado una nueva etapa en el mundo de los viajes espaciales, una en la que las compañías privadas tienen una participación activa. Así, este cohete podría no solo ser uno de los más seguros en la historia, sino el pionero en toda una nueva rama de esta.

Ahora, todo ha quedado pospuesto. Si quieres saber un poco más sobre el lanzamiento, puedes leer nuestra recopilación de datos resaltantes sobre este. Acá te contaremos un poco de lo que ocurrió antes de que se diera la señal de cancelación del evento y qué pasará ahora con SpaceX, la NASA, el Falcon 9, la tripulación y este momento que prometía hacer historia.

Los minutos finales

Tanta espectativa como tensión se respiraban en el aire cuando entrábamos en la recta final del lanzamiento de la NASA y SpaceX. Cualquier fallo, por mínimo que fuera podría alterar el curso de la misión… incluso antes de que esta siquiera comenzara.

Y fue justamente esto lo que ocurrió. Como había mencionado la NASA en ocasiones anteriores, en los 30 minutos previos al lanzamiento oficial, el 45º escuadrón meteorológico de la Fuerza Aérea realizó diversos análisis para determinar si el clima era lo suficientemente seguro para despegar.

Misión abortada

A tan solo 17 minutos del evento que cambiaría la historia, los datos que llegaron no fueron alentadores y tanto NASA como SpaceX dieron la señal de abortar la misión.

¿Otro intento?

La NASA ya había previsto esta posibilidad y junto con SpaceX plantearon nuevas fechas tentativas para realizar el lazamiento en caso de que hoy no fuera posible. Ahora, sabemos oficialmente que la nueva fecha del lanzamiento será este sábado 30 de mayo. Esperemos que el clima les sonría esta vez a los viajeros espaciales.

Se espera que para entonces las concidiones externas ya sean propicias para el lanzamiento. Pero, ¿y si no? ¿Y si los problemas siguen? Si sientes curiosidad por esta posibilidad puedes leer nuestra apróximación a qué pasaría si la misión Demo-2 de SpaceX y la NASA fallara.

El gran momento se acerca(ba)

Horas antes de que iniciaran las pruebas finales, los astronautas Robert (Bob) Behnken y Douglas (Doug) Hurley ya se encontraban a bordo de la cápsula espacial Crew Drangon, de SpaceX. La escotilla se cerró definitivamente pocos minutos después de que estos abordaran y el equipo de seguridad se asegurara de que todo estaba en orden.

Luego de que los astronautas tomaran sus posiciones, el equipo de SpaceX comenzó con nuevas pruebas de seguridad desde el exterior de la nave. Muchas de estas tuvieron que ver con las capacidades de presurización de la cápsula y el funcionamiento de todos los mecanismos externos que mantendrían seguro al par.

Trump anuncia fin de la relación de EE.UU. con la Organización Mundial de la Salud

Los nuevos viajeros espaciales esperan su próxima oportunidad

Como una oportunidad única, Hurley y Behnken fueron elegidos para esta misión que reescribirá la historia de los viajes espaciales en Estados Unidos y el mundo. No se dio hoy, pero está pautada para este próximo fin de semana. Por lo que hay muchas cosas que se mantendrán iguales hasta entonces.

Como por ejemplo la tripulación y las labores asignadas a cada uno. Behnken, a sus 49 años, ha sido elegido para ser el comandante de esta operación y se encargará de las labores de traslado, enganche y ajuste de la cápsula Crew Dragon una vez lleguen a la Estación Espacial Internacional (EEI).

Por su parte, para Hurley este viaje no será el inicio de una nueva historia, sino la continuación de una que se puso en pausa nueve años atrás, cuando en el 2011 desenbarcó del último transbordador que la NASA habría enviado al espacio desde suelo norteamericano.

La última vez que Hurley estuvo en la EEI, dejó en ella una pequeña bandera estadounidense. Se cree que, como un símbolo del alcance que el programa espacial de la NASA volverá a tener, dentro de unos apróximados 3 meses, cuando Hurley y Behnken deban regresar a la Tierra, Hurley traerá consigo la bandera que dejó años atrás.

Dentro de la misión, sus responsabilidades estarán ligadas al despegue que se acaba de posponer y al aterrizaje de la Crew Dragon, una vez deban regresar a la Tierra tras haber compludo su estadía en la EEI.

Como un dato curioso, el amor por el espacio corre en la familia del astronauta de 54 años quien está casado con Karen Nyberg, otra ex-astronauta de la NASA.

No te pierdas los detalles del lanzamiento histórico de la NASA y SpaceX

Tal como lo hemos hecho hoy, en TekCrispy estaremos atentos para cubrir este histórici evento el próximo sábado. Estaremos activos tanto desde este portal como desde nuestra cuenta en Twitter para traerte minuto a minuto las novedades del evento.

Recuérda: próximo sábado a las 3:22 pm ET.

Estaremos acá para contártelo todo, ¿y tú? ¿Estarás con nosotros?

Más en TekCrispy