A nivel global, la prevalencia del sobrepeso y la obesidad es elevada y sigue mostrando una tendencia al alza. Se estima que más de 2.100 millones de personas, o casi el 30 por ciento de la población mundial, tienen sobrepeso o son obesas, lo que se asocia con un impacto económico adverso estimado en 2 billones de dólares, el equivalente al 2,8 por ciento del PIB mundial anual.

Habida cuenta de sus costos sanitarios y económicos sumamente importantes, la obesidad es una clara prioridad de salud pública, por lo que la comprensión de los numerosos factores que la sustentan es de vital importancia para impulsar iniciativas coordinadas para combatir esta epidemia.

Relación examinada

A nivel de los países, la prevalencia de la obesidad en la población suele estar asociada a la riqueza económica, lo que refleja un posible resultado adverso concomitante con el crecimiento económico.

Para determinar el vínculo entre el ingreso nacional y la prevalencia de la obesidad en los adultos, así como el papel moderador de los macroambientes de los países en esta relación, un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo analizó la pauta y la fuerza de la relación entre la prevalencia de la obesidad en la población y el ingreso nacional.

Los investigadores predijeron que la prevalencia de la obesidad seguirá creciendo en todos los países estudiados durante el periodo 2019-2024.

Para ello, el equipo reunió datos sobre la prevalencia nacional de la obesidad, los ingresos y una serie de variables que caracterizan los macroambientes relacionados de 147 países a partir de múltiples organizaciones y bases de datos internacionales durante un periodo de 40 años.

El análisis de esta información reveló que la prevalencia de la obesidad en la población tiene una relación positiva con el ingreso nacional; en otras palabras, los investigadores observaron que a medida que crecen las arcas de una nación, también lo hacen las cinturas de sus ciudadanos.

Futuras tendencias

En cuanto a la fuerza de la relación ingresos-obesidad en los países analizados, el equipo encontró que un aumento del 1 por ciento en el ingreso per cápita se asoció en promedio con un 1,23 y un 1,01 por ciento de aumento en la prevalencia de la obesidad entre hombres y mujeres de edad adulta, respectivamente.

Utilizando las últimas proyecciones de crecimiento de los ingresos nacionales disponibles (2019-2024) del Fondo Monetario Internacional, los investigadores pronosticaron las futuras tendencias mundiales de la prevalencia de la obesidad.

El estudio encontró que a medida que crecen las arcas de una nación, también lo hacen las cinturas de sus ciudadanos.

Sobre la base de esta información los investigadores predijeron que la prevalencia de la obesidad seguiría creciendo a una tasa anual media del 2,47 por ciento en todos los países estudiados durante el periodo 2019-2024.

Estos resultados, explican los autores del estudio, plantean el desafío de cómo promover el crecimiento económico sin afectar negativamente el medio ambiente natural y la salud y el bienestar personal.

En este sentido, los investigadores recomiendan políticas como planes nacionales de nutrición, así como un mecanismo de impuestos y subsidios sobre algunos alimentos a modo de incentivar una alimentación saludable, restringiendo la exposición de los niños a la comercialización de alimentos no saludables y programas de sensibilización pública sobre la dieta y el fomento de la práctica de actividades físicas.

Referencia: The association between national income and adult obesity prevalence: Empirical insights into temporal patterns and moderators of the association using 40 years of data across 147 countries. Plos One, 2020. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0232236