Cuando hablamos de consumo excesivo de alcohol, por lo general nos viene a la mente la imagen de una persona que por diferentes estímulos externos, tiende a beber más de la cuenta. Sin embargo, hay factores genéticos que predisponen a ciertos individuos a este hábito, e identificarlos ha sido el objetivo de un equipo de investigadores de la Universidad de Yale recientemente.

En su artículo publicado en la revista Nature Neuroscience, indican que el análisis del genoma de más de 435,000 europeos reveló 29 variantes genéticas relacionadas con el consumo problemático de alcohol.

Variantes genéticas compartidas por personas con consumo problemático de alcohol

Los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale recolectaron los datos de cuatro biobancos o conjuntos de datos separados, en los cuales buscaron variantes genéticas comunes entre personas con consumo problemático de alcohol.

Entre los criterios se encontraban el trastorno por consumo de alcohol y el consumo de alcohol con consecuencias médicas, los cuales son los principales contribuyentes de una amplia variedad de problemas médicos que ocurren en países de todo el mundo.

También tomaron en cuenta factores de riesgo genético para varios trastornos psiquiátricos, a fin de identificar asociaciones genéticas compartidas tanto para el consumo problemático de alcohol y trastornos como la depresión y la ansiedad.

“Esto nos da formas de entender las relaciones causales entre los rasgos problemáticos del consumo de alcohol, como los estados psiquiátricos, el comportamiento de riesgo y el rendimiento cognitivo”, dijo Hang Zhou, científico investigador asociado de psiquiatría y autor principal del estudio de Yale.

19 nuevos factores genéticos independientes

Indagando encontraron 19 factores de riesgo genéticos independientes que no habían sido registrados anteriormente para el consumo problemático de alcohol, así como otros 10 factores de riesgo genético que sí habían sido identificados en estudios previos.

Los investigadores también notaron que la heredabilidad genética de las variantes identificadas se enriquecía en el cerebro y en las regiones encargadas de regular el genoma que se han conservado a nivel evolutivo.

Y tal como indica el autor Joel Gelernter de Yale, profesor del Fondo de Fundaciones de Psiquiatría y profesor de genética y neurociencia, “los nuevos datos triplican el número de loci de riesgo genético conocidos asociados con el consumo problemático de alcohol”.

Por supuesto, no es la primera vez que se estudia este consumo problemático en las personas a nivel de los genes. A principios de año también reseñamos un estudio que identificó varias vías comunes asociadas con diferentes tipos de comportamiento compulsivo y con el desarrollo de adicciones, dentro de las cuales se encuentra la adicción al alcohol.

Así que los nuevos resultados se suman a la creciente evidencia de que la influencia que tiene este aspecto en este tipo de comportamiento. Y sobre todo, facilita aún más el trabajo de los científicos a la hora de evaluar el riesgo a nivel individual para el consumo problemático de esta sustancia.

Referencia:

Problems with alcohol? 29 gene variants may explain why. https://news.yale.edu/2020/05/25/problems-alcohol-29-gene-variants-may-explain-why