Los arrendajos azules, también llamados urracas azules o azulejos, son comunes aves cantoras que suelen visitar los suburbios. Los primeros taxonomistas apropiadamente nombraron a estas pequeñas aves Cyanocitta cristata, que significa “pájaro parlanchín azul”. Lo que los taxonomistas no sabían era que los azulejos no son realmente azules.

El tono azul brillante que distingue a estos pajaritos no proviene de plumas azules, como podría pensarse, sino de un truco de la ciencia, una especie de ilusión óptica, la misma que explica por qué el cielo es azul.

Colores estructurales

Mientras que un cardenal, por ejemplo, obtiene su plumaje rojo del pigmento rojo, los arrendajos azules no tienen ningún pigmento azul. De hecho, el pigmento azul es raro en la naturaleza. En cambio, el pigmento (melanina) en las plumas de un arrendajo azul es marrón, pero lo percibimos como azul debido a un fenómeno llamado dispersión de luz.

Los colores de las plumas están determinados por pigmentos, llamados colores pigmentados, o por refracción de la luz, llamados colores estructurales. Las plumas contienen dos tipos de pigmentos: las melaninas, que son partículas microscópicas muy delineadas, que vemos como negro, amarillo opaco, rojo y marrón, y los pigmentos lipocromos, que se difunden en gotitas de grasa y producen los colores amarillos, rojos y naranjas más brillantes.

Cuando la luz visible golpea las plumas se encuentra con las nanoestructuras de aire y la queratina que coinciden con el de la longitud de onda de la luz azul, por lo que se ve el color azul.

Cuando la luz incide en un pigmento, absorbe todas las otras longitudes de onda del espectro de color, excepto el color que vemos, que se refleja en nuestros ojos. El negro se produce cuando se absorben todas las longitudes de onda de color y no se refleja ningún color.

Los colores estructurales, producidos por la reflexión selectiva de la luz, son principalmente azules, verdes y violetas. Estos brillantes colores iridiscentes se producen cuando la luz rebota en los surcos y las crestas de las plumas.

Efecto óptico

La distancia entre estas irregularidades de la superficie influye en los colores que vemos. Este tipo de colores estructurales cambian con el ángulo de visión. Pero la mayoría de los colores estructurales azules se producen cuando partículas más pequeñas dispersan la luz. Estos azules no cambian de matiz cuando se ven desde diferentes ángulos.

A finales de 1800 el físico británico John Tyndall describió por primera vez cómo las partículas diminutas, generalmente de menos de 0,6 micras, absorben las longitudes de onda rojas más largas de la luz pero reflejan o dispersan las longitudes de onda azules más cortas. Este fenómeno se conoció como “dispersión de Tyndall” y explica el color azul del cielo que a veces se llama “azul de Tyndall”.

El tono azul brillante que distingue a estos pajaritos no proviene de plumas azules, como podría pensarse, sino de una especie de ilusión óptica, la misma que explica por qué el cielo es azul.

Las plumas de los azulejos contienen pequeñas bolsas de aire y una proteína llamada queratina. Estas bolsas son tan pequeñas que caen en un grupo de minúsculas estructuras llamadas nanoestructuras, las cuales varían en tamaño entre microscópicas y moleculares. Las minúsculas bolsas son incluso más pequeñas que la longitud de onda de la luz visible, que es exactamente por lo que se manifiesta el efecto óptico.

La luz visible golpea las plumas y se encuentra con las nanoestructuras de aire y la queratina. El tamaño de la nanoestructura coincide con el de la longitud de onda de la luz azul. Así que, mientras que todos los demás colores pasan a través de la pluma, el azul no. Se refleja, por lo que se ve el color azul.

Esta ilusión óptica no es exclusiva de los arrendajos azules. Este mismo truco óptico les otorga a todas las aves de color azul su aspecto de colores brillantes, pero en realidad ninguna tiene plumas azules.

Referencia: Spatially modulated structural colour in bird feathers. Scientific Reports, 2015. https://doi.org/10.1038/srep18317

Escribir un comentario