El cambio climático es un problema que se ha venido anunciado por décadas. Con cada momento que pasa, su efecto sobre el mundo se va haciendo más notorio y sus consecuencias más graves.

Una reciente investigación publicada en la revista Nature Climate Change aborda este tema. En esta, se pone un foco especial sobre la influencia que este tiene sobre las profundidades del océano y las criaturas que viven en él.

¿Por qué la temporada de tormentas tropicales ha empezado tan rápido?

La Universidad de Queensland, en Australia, y la Universidad de Hokkaido, en Japón, han colaborado para realizar una investigación sobre este tema. Allí abordan la evolución del cambio de los océanos en 5 décadas y generan proyecciones sobre lo que podría pasar para finales del siglo. Los resultados que obtuvieron sobre la relación del calentamiento global y las profundidades de los océanos han sido tan sorprendentes como alarmantes.

Lo profundo del océano se calienta mucho más rápido de lo esperado

Uno de los hallazgos más llamativos que han surgido de toda la situación es que las capas más profundas del océano parecen estar más afectadas por el calentamiento global que las superiores. Por lo general, se cree que como las primeras están más expuestas a los rayos solares directos y a las emisiones de carbono los cambios en estas podrían ser más drásticos.

Sin embargo, sus mediciones han comprobado que las aguas que se encuentran a más de mil metros de profundidad en el océano, en la segunda mitad de siglo XX, mostraron un aumento de temperaturas entre 2 y 4 veces más veloz que el de la superficie.

En general, los científicos estiman que esto puede darse debido a que las temperaturas a estos niveles son más homogéneas, por lo que el alcance del calentamiento en un área inmediatamente influye a las otras. Para finales de este siglo, se espera que los niveles de agua que se encuentren entre los 200 y los 1.000 metros de profundidad aumenten entre 4 y 11 veces su temperatura usual.

Un riesgo mayor para la vida marina

Por si fuera poco, los investigadores también advierten que estos aumentos de temperatura tan veloces pueden llegar a ser particularmente perjudiciales para la vida marina que se maneja en las profundidades. Generalmente, estas se acostumbran evolutivamente a condiciones más estables (debido a la poca mutabilidad de los elementos en las profundidades) por lo que es posible que los cambios ambientales se generen más rápido de lo que las especies pueden adaptarse.

Como consecuencia, la biodiversidad marina puede verse gravemente afectada a finales del siglo XIX. Por su parte, actividades como la pesca, que dependen de criaturas, como el atún y el calamar (que encuentran gran parte de su alimento en las profundidades), podrían verse afectadas si la fauna marina comienza a mermar.

Deshielo de Groenlandia elevó el nivel de los océanos en 40 por ciento en 2019

La amenaza es más generalizada en lo profundo

Por si fuera poco, debido a la homogeneidad de la capa mesopelágica el aumento en las temperaturas se extiende por todas sus regiones. Solo las zonas polares están excentas de esta generalización. Un detalle que no se repite en las capas superiores en las que las latitudes tropicales y subtropicales parecen ser las únicas que se encuentran en peligro inmediato.

La prevención es clave

Hasta estos momentos, es muy poca la información que se tiene de la biodiversidad que hace vida en las profundidades de los océanos. Igualmente, son pocos los datos que se tienen sobre la forma en la que esta se ve afectada por el cambio climático. Por lo que, los investigadores proponen que se desarrollen medidas de prevención para proteger a estos espacios del aumento de temperaturas.

Se ha perdido 94% de las abejas polinizadoras y plantas nativas en los últimos 125 años

Como una idea de las medidas que se podrían tomar, comentan que se podrían restringir actividades como la mimería y la pesca de aguas profundas. De este modo se limitaría el impacto humano en estas áreas. Sumado a esto, sugieren la creación de “redes climáticamente inteligentes”. Lo que implicaría tener grandes áreas marinas protegidas con las que resguardar la estabilidad de los hábitats de las profundidades.

Referencia:

Climate velocity reveals increasing exposure of deep-ocean biodiversity to future warming: https://doi.org/10.1038/s41558-020-0773-5

Más en TekCrispy