La humanidad se encuentra en la actualidad al filo del asiento observando los avances que hace la ciencia en la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus. Para solo haber estado alrededor de este virus por meses, los descubrimientos que se han hecho sobre él son notorios.

Gracias a eso, en menos de 6 meses ya existen en todo el mundo propuestas de vacunas que podrían ser la clave para comenzar a plantarle la cara al COVID-19. Sin embargo, gran parte de estas son aún proyectos iniciales o prototipos que aún requieren de pruebas. Por lo que, aún estamos lejos de hablar de una posibilidad de distribución de una vacuna de forma global.

Facebook y CNN International se unen para serie titulada 'Stories of Ramadan’

Saltar pasos podría tener resultados catastróficos

Douglas Green, en un artículo editorial de la página que dirige, Science Advances, comenta que obviar pruebas con la finalidad de hacer que las vacunas lleguen al público “más rápido” podría llegar a ser “catastrófico”.

Al momento de crear una vacuna, esta no solo debe mostrarse exitosa en las pruebas clínicas –que se han vuelto altamente mencionadas últimamente. De hecho, también es necesario que estas se sometan a pruebas de seguridad antes de que se permita su distribución.

Durante estas, se comprueba que el anticuerpo, virus inactivo o compuesto que se introduce en el organismo no causa reacciones adversas en este. Por ejemplo, con los primeros, se da en ocasiones un fenómeno que se conoce como “mejora dependiente de anticuerpos”. Durante esta, a pesar de que estos en efecto luchan contra el patógeno invasor, también se adhieren a las células del organismo, lo que facilita el camino de otros virus hasta estas y favorece el desarrollo de otras infecciones.

Es necesario evaluar los riesgos potenciales

Green admite que una aceleración de los procesos para iniciar las pruebas éticas de la vacuna en humanos podría realizarse de ser necesario. Pero considera que este se trata de un punto en el que es necesario medir los riesgos potenciales y compararlos con los beneficios ofrecidos.

Alemania presenta una app para smartwatch que monitorea la propagación del COVID-19

Si se acelera el desarrollo de la vacuna, esta podría en efecto llegar al mundo más rápido, pero con la posibilidad de funcionar o no, casi como una apuesta. Por otra parte, si se respetan los tiempos, una vez la vacuna llegue al mundo, será para hacer una diferencia notoria y positiva en este. Por lo que, es acá donde habría que reflexionar y preguntarse si entonces valdría la pena correr.

El estado actual de las vacunas contra el COVID-19

En estos instantes, más de 100 iniciativas diferentes se encuentran activamente probando prototipos para vacunas contra el coronavirus. La gran mayoría de estos están a punto de entrar a la Fase 1 de las pruebas y un selecto puñado de estas incluso ya se encuentran avanzando a la Fase 2, lo que da un panorama esperanzador para la consecución de una de estas antes de que finalice el 2020.

Sin embargo, no debemos apresurarnos, pues, si queremos buenos resultados, será necesario dar su tiempo a cada etapa de desarrollo y prueba de esta.

Más en TekCrispy