El Instituto para la Calidad y la Eficiencia en la Atención de la Salud de Alemania (IQWiG) ha estado indagando en los factores que intervienen en la supervivencia de los pacientes de trasplante de riñón. Para ello, han planteado concretamente la siguiente pregunta: “¿existe una correlación entre el volumen de servicio prestado por hospital y la calidad del resultado del tratamiento?”, a la cual dan respuesta en un informe reciente.

Los investigadores explican que en los hospitales con un mayor número de casos, los pacientes tienen posibilidades de supervivencia mayores hasta un año después de haberse realizado el trasplante de riñón. Y esto está guiado por una correlación entre el volumen de servicios y la calidad del resultado del tratamiento.

El tipo de trasplante más común en Alemania

Antes de entrar de lleno en los resultados del informe, conviene indagar un poco en las estadísticas de Europa. Para empezar, la mayoría de los casos de insuficiencia renal crónica son causados por diabetes o presión arterial alta, y el trasplante de riñón es la única opción de tratamiento además de la diálisis.

Pero la donación de órganos no es tan sencilla. Los pacientes deben esperar la disponibilidad, ya sea una donación post mortem o una donación viva de familiares directos o persona allegada al paciente.

Se sabe que cinco años después de esta cirugía, el 78 por ciento de los riñones donados post mortem y el 87 por ciento de riñones donados de personas vivas siguen funcionando en el cuerpo del receptor, lo cual es bastante positivo.

En el caso particular de Alemania, este es el trasplante de órganos más común. El tiempo de espera promedio para un trasplante de riñón es de más de ocho años, aunque solo en 2018, los médicos alemanes trasplantaron 1,671 riñones donados post mortem y 638 riñones de donadores vivos. Y solo en ese año, más de 7,500 pacientes estuvieron en lista de espera.

Correlación positiva entre el volumen de servicio y la posibilidad de supervivencia

Actualmente en Alemania se requiere un mínimo de 25 tratamientos por hospital y año para los trasplantes de riñón. En vista de ello, surgió la pregunta planteada inicialmente, por lo que los investigadores del IQWiG se encargaron de revisar tres estudios, los cuales revelaron una menor probabilidad de morir 12 meses después del trasplante con un mayor volumen de servicios.

También revisaron dos estudios más relevantes sobre el tema, pero no encontraron una conexión entre el volumen de servicios y la calidad de tratamiento para el fracaso del trasplante. Aunque tampoco encontraron muchos datos sobre otras variables objetivo como “efectos adversos de la terapia”, “calidad de vida relacionada con la salud” y “duración de la estancia hospitalaria”, razón por la cual prefirieron no emitir declaraciones sobre estas.

Referencia:

Kidney transplants: Better results can be inferred from a larger number of cases. https://medicalxpress.com/news/2020-05-kidney-transplants-results-inferred-larger.html

Más en TekCrispy