La hidroxicloroquina, un medicamento utilizado comúnmente contra la malaria, es de unas de las opciones de tratamiento que más se ha evaluado en medio de la pandemia de COVID-19. Podría incluso decirse que es uno de los más mencionados gracias a que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, lo recomendara para tratar la infección, e incluso declarara que él mismo lo ha estado tomado.

Sin embargo, hemos reseñado varios estudios que revelan que la hidroxicloroquina y compuestos derivados como la cloroquina no ofrecen beneficios notables en pacientes diagnosticados con la nueva enfermedad. E incluso hay indicios de que aplicarlo en ciertos casos podría ponerlos en riesgo.

La pandemia podría flexibilizar las modalidades de trabajo a largo plazo

Y esto ha sido corroborado por un nuevo estudio publicado en la prestigiosa revista Lancet, en el que los investigadores indican que la hidroxicloroquina ha estado aumentando las muertes en los pacientes de COVID-19 que la han recibido como tratamiento en hospitales de todo el mundo.

Mayor mortalidad con hidroxicloroquina, cloroquina y azitromicina

Cuando el coronavirus empezaba a propagarse por el mundo, los investigadores tuvieron prisa en probar diferentes tratamientos a fin de encontrar alguno efectivo contra la infección. Y tras la declaración del médico francés Didier Raoult, quien dijo que esta droga estaba curando a sus pacientes en el hospital La Timone, en Marsella, el interés se incrementó. Y ni hablar de la influencia de Trump en ello.

La azitromicina también se ha utilizado junto con la hidroxicloroquina como tratamiento para COVID-19, pero parece aumentar la mortalidad de los pacientes.

Pero en esta oportunidad, los investigadores reunieron los resultados de más de 96,000 pacientes en 671 hospitales, tomando uno de los medicamentos, con o sin un antibiótico como la azitromicina, entre el 20 de diciembre y el 14 de abril, constituyendo así una población robusta.

Descubrieron que la tasa de mortalidad entre todos los grupos que tomaron estas drogas fue mayor que entre las personas que no la recibieron: uno de cada seis de los que tomaron alguno de estos medicamentos murió. Siendo más precisos, uno de cada cinco de los que murió tomaban cloroquina con un antibiótico, y uno de cada cuatro si tomaban hidroxicloroquina y un antibiótico.

Estos resultados contrastan bastante al compararlos con la tasa de mortalidad de los pacientes con COVID-19 que no tomaron ninguna de estas drogas, que fue de uno de cada 11.

Arritmias cardíacas en pacientes que recibieron alguna de estas drogas

Además, notaron que las arritmias cardíacas graves, que hacen que la cámara inferior del corazón lata de forma rápida e irregular, eran más comunes en los grupos de pacientes que habían recibido alguna de las drogas mencionadas.

Nuevamente, el contraste es abismal si comparamos el 8 por ciento de los pacientes que recibió hidroxicloroquina en combinación con un antibiótico con el 0.3 por ciento de los pacientes que la de desarrolló pero que no recibieron estos medicamentos.
Fármacos que no funcionan contra el coronavirus

El profesor Mandeep R. Mehra, autor principal del estudio y director ejecutivo del Brigham and Women’s Hospital in Boston dijo que “este es el primer estudio a gran escala que encuentra evidencia estadísticamente sólida de que el tratamiento con cloroquina o hidroxicloroquina no beneficia a los pacientes con COVID-19.

Aunque el estudio en sí no constituye un ensayo diseñado específicamente para evaluar el medicamento, pero los datos recolectados durante el mismo revela que el usar tanto hidroxicloroquina como cloroquina en la nueva enfermedad debería evitarse. Aunque plantean la excepción de utilizarlo en entornos de investigación adecuados.

“En cambio, nuestros hallazgos sugieren que puede estar asociado con un mayor riesgo de problemas cardíacos graves y un mayor riesgo de muerte. Los ensayos clínicos aleatorios son esenciales para confirmar cualquier daño o beneficio asociado con estos agentes. Mientras tanto, sugerimos que estos medicamentos no deben usarse como tratamientos para COVID-19 fuera de los ensayos clínicos”.

Antes de culminar es necesario aclarar que estos medicamentos son bastante seguros para los pacientes diagnosticados con malaria. Se sabe que existe un riesgo de que cause irregularidades cardíacas, lo cual ha sido atribuído al uso prolongado para tratar esta enfermedad. Pero ya hemos visto que COVID-19 es una enfermedad muy diferente.

Referencia:

Hydroxychloroquine or chloroquine with or without a macrolide for treatment of COVID-19: a multinational registry analysis. https://www.thelancet.com/lancet/article/s0140673620311806

Más en TekCrispy