La subrogación es un método de reproducción asistida en el que los futuros padres acuerdan con una sustituta gestacional que llevará y cuidará a sus bebés hasta el nacimiento. Se trata de una alternativa que le permite a las personas comenzar o hacer crecer a sus familias cuando no pueden hacerlo por sí mismas.

La subrogación es una solución para aquellas personas que tienen problemas de salud que impiden que una mujer quede embarazada o lleve un embarazo a término, problemas de infertilidad que evitan la fecundación exitosa, mujeres embarazadas que presentan abortos espontáneos recurrentes, parejas del mismo sexo que desean tener hijos o personas solteras quieren tener hijos biológicos.

¿Cómo mejorar la convivencia en familia durante la pandemia?

Servicios de subrogación

El término “subrogación” se usa generalmente para describir un par de escenarios diferentes. En el primer caso, una portadora gestacional lleva un embarazo para una persona o pareja usando un óvulo que no es propio. El óvulo puede provenir de la madre prevista o de una donante. Del mismo modo, el esperma puede provenir del padre previsto o de un donante. El embarazo se logra mediante la fertilización in vitro (FIV).

En el segundo caso, una madre sustituta tradicional dona su propio óvulo y lleva un embarazo para un individuo o una pareja. El embarazo generalmente se logra a través de la inseminación intrauterina con esperma del padre previsto, aunque también se puede usar esperma de donante.

La subrogación es un método de reproducción asistida en el que los futuros padres acuerdan con una sustituta gestacional que llevará y cuidará a su bebé hasta el nacimiento.

En este caso, como la madre sustituta tradicional dona su propio óvulo, es técnicamente la madre biológica del niño, y si bien esto puede funcionar bien, definitivamente puede crear problemas legales y emocionales complejos. De hecho, varios estados tienen leyes contra la subrogación tradicional por estos motivos. Es por esto que las portadoras gestacionales son más comunes que las sustitutas tradicionales.

Ucrania es uno de los países del mundo que no ha prohibido la subrogación comercial, incluso entre extranjeros, y sus clínicas ofrecen precios competitivos en comparación con otros países. El país experimentó un aumento en la demanda de servicios de subrogación en el año 2015, después de que varios países de Asia prohibieron la práctica.

Ucrania es un caso atípico entre las naciones al permitir que los extranjeros aprovechen la amplia gama de servicios de salud reproductiva, incluida la compra de óvulos y la organización de madres sustitutas para que tengan hijos por una tarifa de manera legal.

Un obstáculo

El negocio de la subrogación ha prosperado en gran medida debido a la pobreza. En Ucrania el servicio completo de subrogación tiene un costo que varía entre 12.000 y 17.000 dólares. Para poner en contexto, este mismo servicio en Estados Unidos tiene un costo que oscila entre los 70.000 y los 90.000 dólares.

Alrededor de 50 clínicas realizan nacimientos sustitutos en todo el país. Sin embargo, este comercio generalmente próspero se ha encontrado con un obstáculo: las medidas de contención impuestas por la pandemia del coronavirus.

Desde que se impusieron las restricciones, han nacido alrededor de 100 bebés por subrogación, los cuales se encuentran varados en Ucrania porque sus padres no pueden recuperarlos debido al cierre de fronteras impuesto por el gobierno.

Por ahora, las agencias que organizaron los nacimientos sustitutos cuidan a los bebés.

Por un tiempo al menos, estos bebés no son ciudadanos de ningún país. Según la ley ucraniana, los recién nacidos comparten la ciudadanía de sus padres biológicos, pero en el caso de padres extranjeros, estos deben estar presentes en las embajadas para confirmar ese estado.

El tema atrajo la atención cuando BioTexCom, la clínica de subrogación más grande de Ucrania, compartió imágenes de hileras de niños en cunas estrechamente acomodadas en habitaciones del Hotel Venice de Kiev, donde los clientes generalmente se hospedan. En total, esta clínica está a cargo de 51 recién nacidos.

¿Qué medidas han sido más eficaces para controlar la pandemia del coronavirus?

La defensora del pueblo de derechos humanos de Ucrania, Lyudmila Denisova, ha pedido a las autoridades que encuentren una solución para estos bebés nacidos de madres sustitutas y para los padres extranjeros que están imposibilitados de recoger a sus hijos por el cierre fronterizo.

Denisova señala que si se extiende la cuarentena, y con ello un cierre prolongado de la frontera, no se tratará de cientos, sino de miles de bebés varados, lo que generaría una gran carga para las clínicas y angustia para los padres.

Referencia: Ukrainian surrogate babies bound for U.S., Europe stranded by virus lockdown. Reuters, 2020. https://reut.rs/3cXC8ar

Más en TekCrispy