La incertidumbre y la ansiedad van de la mano, y es por eso que muchas incógnitas sobre la pandemia de coronavirus, incluyendo la inseguridad laboral, las preocupaciones por la salud, la educación de los niños y las restricciones sociales, entre muchas otras, están creando una ansiedad generalizada.

Como una estrategia que puede ayudar a las personas a mitigar esta ansiedad, investigadores de la Universidad de Yale recomiendan prácticas de atención plena como una valiosa herramienta para de mantener la salud emocional, regular las emociones y desarrollar la resiliencia.

Hacer una pausa

Para algunos, la atención plena es meramente meditación relajada; para otros, es una concentración enfocada. Pero participar en la atención plena efectiva es hacer una pausa, respirar lentamente y prestar atención en el momento presente, a propósito y sin prejuicios.

La atención plena no debe confundirse con otros tipos de meditación, como la meditación trascendental, sino que realmente se trata de estar en el momento, observar lo que viene desde afuera y lo que viene adentro, asimilarlo, observar y no reaccionar.

Las incertidumbres generadas por la crisis del coronavirus están creando una ansiedad generalizada.

Los especialistas explican que aunque esto puede sonar fácil, mantener una práctica diaria de atención plena puede ser difícil. Al respecto, la doctora Rajita Sinha, afiliada al Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Yale, comentó:

“Podemos pensar que estamos en el momento presente, pero nuestra atención continua yendo a donde tenemos que estar mañana o al dolor que sentimos, o hablar por teléfono o mirar la computadora. Cuando te quedas en un momento completamente, significa que observas lo que está sucediendo y te das cuenta cuando tu mente es llevada a otra cosa”.

Ecuanimidad emocional

Las emociones fuertes como el miedo, la tristeza y la ira, que la pandemia del coronavirus ha avivado, se perpetúan por el pensamiento reflexivo (patrones de pensamiento que dan vueltas y vueltas) por lo que a veces ni siquiera nos damos cuenta de que esto está sucediendo. Por lo general, estos pensamientos son especulativos y suelen estar basados ​​en alguna noticia o una preocupación sobre lo que podría suceder en el futuro.

La atención plena es una práctica que fortalece el equilibrio consciente y la ecuanimidad emocional.

Los expertos señalan que una práctica de atención plena puede ayudarnos a conectarnos con la conciencia y dejar que las cosas vayan y vengan sin que nuestra atención se atasque en ella, lo que puede ayudarnos a tomar mejores decisiones.

Estudios recientes han demostrado que la atención plena puede ayudar a reducir el estrés y aumentar el bienestar, ayudar en el tratamiento de la adicción, la ansiedad, la presión arterial alta, la depresión, el cáncer y el dolor crónico, y muchos otros problemas mentales y fisiológicos.

La atención plena es una práctica que fortalece el equilibrio consciente y la ecuanimidad emocional, un estado de ánimo que produce una tranquila sensación de confort y una disminución de la ansiedad. Es calma, tranquilidad y un recordatorio de que la paz mental es real.

Referencia: Mindfulness: How It Can Help Amid the COVID-19 Pandemic. Yale Medicine, 2020. https://bit.ly/3gak7Ig

Escribir un comentario