Este jueves las infecciones por COVID-19 superaron la barrera de los 5 millones en todo el mundo, a casi seis meses de que el gobierno chino liberara la información del brote de una nueva enfermedad.

En un principio se pensaba que la enfermedad podía ser contenida, pero evidentemente todo se salió de control y al día de hoy más de 328,000 personas han muerto según las cifras oficiales.

Pero como hemos indicado en otras oportunidades, obtener cifras reales es un verdadero reto ya que la pandemia está en pleno desarrollo y hay muchos casos asintomáticos o que no se reportan.

Según los datos recolectados por la AFP de fuentes oficiales, los casos confirmados de COVID-19 se duplicaron en tan solo un mes. Así que se trata de un hito lamentable ya que implica un incremento abismal de los casos en muy poco tiempo.

La propagación en América Latina

El coronavirus se ha ido distribuyendo de manera muy desigual, pero con el paso de los meses ha logrado expandirse lo suficiente como para superar los 5 millones de casos. Inició en la ciudad de Wuhan, en China, desde donde saltó rápidamente a otras regiones de Asia, así como a Europa y Estados Unidos, que han experimentado altas tasas de contagios y muertes.

Pero en este punto estos países ya están discutiendo las medidas más prudentes para levantar las restricciones. Mientras tanto, el virus se propaga de manera masiva en América Latina, donde los problemas políticos, el sistema de salud precario de muchos países y la fragilidad de la economía son motivo de preocupación.

En este sentido, Brasil lleva la delantera, y actualmente es el tercer país con mayor número de casos en el mundo después de Estados Unidos y Rusia. El presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro se ha mantenido en contra de las medidas de cierre para frenar los contagios, y aunque en varias regiones las autoridades se vieron en la necesidad de implementarlas, sigue presionándolos para descartarlas.

Además, sus declaraciones han sido tan polémicas como las de Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, ya que ha promovido el uso de medicamentos contra la malaria como tratamiento para COVID-19. Y como muchos sabrán, varios estudios han demostrado que estos no tienen beneficios apreciables sobre la nueva infección.

¿Puede un fármaco para el cáncer de próstata ayudar a pacientes con COVID-19?

Por su parte, Perú, México y Chile experimentan una situación similar: un elevado número de infecciones y la consecuente amenaza de colapso del sistema hospitalario, lo cual podría incrementar de manera exagerada el número de muertes.

“Es como una película de terror”, dijo a la AFP Miguel Armas, una enfermera del hospital Hipólito Unanue en la capital, Lima. “Por dentro parece un cementerio con todos los cuerpos. Los pacientes mueren en sus sillas de ruedas”.

Optimismo en la adversidad…o maquillaje de la realidad

Mientras tanto, en Estados Unidos Trump intenta elevar los ánimos de la población alegando que el país está “volviendo a la transición a la grandeza” conforme varios estados han empezado a retomar sus actividades habituales poco a poco.

Pero tristemente el país norteamericano ha encabezado los titulares por el elevado número de contagios, y sobre todo, por la elevada mortalidad del virus en su territorio. Solo este miércoles se reportaron más de 1,500 muertes por COVID-19 en 24 horas, elevando el total de muertes en el país a más de 93,400.

Estados Unidos tampoco ha escapado de los estragos en su economía a pesar de ser potencia. Las últimas cifras revelaron que la tasa de desempleo se desaceleró, pero que el número total de empleos perdidos desde el mes de marzo, momento en el que se dispararon los casos, fue de 38,6 millones.

Y la controversia no ha dejado de resonar ni siquiera por la crisis sanitaria dentro del país. El presidente ha hecho un especial énfasis en encontrar culpables en China, país al cual culpó por “este asesinato masivo en todo el mundo”.

Irónicamente, la historia de China es un poco menos tétrica. En un principio, las autoridades fueron criticadas por su manejo del brote, pero según las cifras emitidas por los organismos oficiales, las tasas de contagio y de muerte en China fueron mucho más bajas que en otros países a los que llegó el coronavirus. Sin embargo, existe mucho escepticismo respecto a estas cifras.

Referencia:

Coronavirus infections top 5 million worldwide. https://medicalxpress.com/news/2020-05-coronavirus-infections-million-worldwide.html

Más en TekCrispy