La relación entre la esquizofrenia y diversas manifestaciones genómicas ya ha sido ampliamente documentada. Ha sido posible detectar que, dependiendo de estas últimas, la primera puede manifestarse de diferentes formas y también en distintas magnitudes.

Algunas de las variantes genéticas que se han asociado con la posibilidad de desarrollar esta patología son bastante comunes. Pero, también ha sido posible encontrar mutaciones más raras que se relacionan directamente con la condición.

Este hallazgo que podría conducir al desarrollo de nuevas terapias para tratar la esquizofrenia

En cualquier caso, todos estos estudios han permitido tener un conocimiento más profundo tanto de nuestro organismo como de la enfermedad. Sin embargo, aún no hemos sacado el máximo provecho de la información se ha logrado recolectar.

De hecho, las aplicaciones del conocimiento genético que se tiene sobre la esquizofrenia apenas y han sido exploradas. En específico, este es el punto que trata el artículo especial publicado en Journal of Clinical Psychopharmacology como una recopilación de los descubrimientos que se han hecho e –incluso más importante– de las posibilidades que estos ofrecen.

Nuestro genoma y la esquizofrenia

Individualmente, las variantes genéticas tienen una incidencia pequeña sobre la forma en la que se manifiesta la esquizofrenia. Sin embargo, la información que se puede tener del estudio de estas en conjunto puede ser de gran utilidad para la comprensión de la enfermedad.

Gracias a esta, se podría conocer con más claridad los procesos internos que se gestan cuando la esquizofrenia se hace presente, así como los genes específicos y las vías de procesamiento que se ven comprometidas por la enfermedad. En pocas palabras, entender la relación entre la esquizofrenia y el genoma podría llevarnos a desarrollar una comprensión neurobiológica mayor de esta condición.

Aunque los efectos de las variantes genéticas individuales sobre el riesgo de esquizofrenia pueden ser menores, los estudios adicionales de los genes y las vías que afectan podrían conducir a una nueva comprensión de la neurobiología de la esquizofrenia.

Un camino que lleva a nuevos y necesarios tratamientos

Por si fuera poco, el estudio genético de la esquizofrenia no solo puede ofrecernos una base de conocimientos mayor sobre esta. De hecho, también se puede convertir en la fuente de información para el desarrollo de más y mejores tratamientos para la enfermedad.

Para la mayoría de los trastornos mentales, los medicamentos que actualmente se encuentran aprobados no pasaron por un proceso de estudio neurológico. De hecho, algunos de estos antipsicóticos, a pesar de que sirven para combatir los síntomas más notorios la esquizofrenia, no son totalmente efectivos para trabajar con factores que no se encuentren a simple vista.

Por este motivo, ahora más que nunca es momentos de utilizar el conocimiento genético para fomentar la investigación y desarrollo de tratamientos que ataquen los elementos biológicos y fisiopatológicos subyacentes de la esquizofrenia.

También se podrán desarrollar nuevos medicamentos

Además de los usos de este conocimiento en la generación de nuevas formas de tratar la esquizofrenia, el nuevo conocimiento genético de hecho podría darnos la clave para sustituir los medicamentos que no atacan todos los flancos de la enfermedad por otros más nuevos y específicos.

¿Pueden los genes hacernos más resistentes o vulnerables al coronavirus?

Por ejemplo, si a través de los genes se determina con más fiabilidad los mecanismos a través de los cuales la esquizofrenia se desarrolla, será posible trabajar en el área farmacológica con nuevas metas para la creación de compuestos destinados a atacar y frenar dichos mecanismos.

En estos momentos, realizar una actividad como esta es mucho más difícil que simplemente plantearla. Los expertos aseguran que esto requerirá de investigaciones largas y exhaustivas –además de un poco de suerte– antes de que se obtengan resultados prometedores. No obstante, la oportunidad ya está tocando a la puerta, todo lo que debe hacer la ciencia es responder para que la búsqueda inicie.

Referencia:

Special Article: Translational Science Update. Pharmacological Implications of Emerging Schizophrenia Genetics. Can the Bridge From ‘Genomics’ to ‘Therapeutics’ be Defined and Traversed? doi: 10.1097/JCP.0000000000001215

Más en TekCrispy