Las enfermedades virales emergentes son las principales amenazas para la salud pública. En particular, los virus hospedados en la vida silvestre han causado enfermedades emergentes de alto impacto en humanos, como la gripe española, el Ébola y la COVID-19, la pandemia en curso.

La investigación sobre enfermedades zoonóticas suele estar enfocada en enfermedades infecciosas que los animales han transmitido a los humanos. Sin embargo, un número creciente de estudios proporcionan evidencia de que los humanos también transmitimos patógenos a los animales, un fenómeno conocido como zoonosis inversa.

OMS: brote de ébola del Congo ha terminado

En sentido opuesto

Más allá de ser un concepto interesante, la zoonosis inversa es un tema global importante. Los animales criados para la alimentación son transportados a lo largo y ancho, interactuando con especies silvestres que nunca habrían encontrado naturalmente.

El rápido crecimiento en la producción animal y el aumento en el movimiento de animales y personas, un patógeno humano dentro de un animal podría movilizarse por grandes distancias, incluso traspasar fronteras, en solo 24 horas.

Se confirmó que Amur, un tigre siberiano del zoológico del Bronx, se contagió con COVID-19 después de una aparente exposición a un trabajador infectado, una muestra reciente de zoonosis inversa.

Además del creciente comercio de animales, tenemos una industria de mascotas en constante crecimiento, lo que termina de configurar un entorno en el que los humanos, los animales y las enfermedades estamos más entrelazados que nunca.

Aunque las pautas, los protocolos y la legislación intentan mantenerse al tanto del aumento del movimiento de animales en todo el planeta, el tamaño del problema es inmenso. Más allá de las granjas y mercados legales, zoológicos y acuarios, también existe un comercio ilegal de carne que tiene el potencial de afectar la situación de manera significativa.

Por ejemplo, se estima que unas 5 toneladas de carne de animales silvestres ilegales se mueven a través del aeropuerto Roissy-Charles de Gaulle de París cada semana en equipaje personal.

Infectar a otras especies

El hecho de que las enfermedades puedan pasar de humanos a animales no es una sorpresa. Se estima que el 61,6 por ciento de los patógenos humanos se consideran patógenos de múltiples especies y pueden infectar una variedad de animales.

Aunque investigar estas interacciones no es una tarea nueva, el interés en el campo ha crecido y desarrollado en los últimos años. Uno de los primeros estudios que demostró la zoonosis inversa se realizó en 1988 y examinó los dermatofitos, hongos que causan infecciones superficiales de la piel, las uñas y el cabello. Los autores descubrieron que estos hongos podrían transmitirse de animal a animal, de humano a humano, de animal a humano y de humano a animal.

Existe un gran interés en la transmisión de enfermedades de animales a humanos, pero nosotros también transmitimos patógenos a los animales, un fenómeno conocido como zoonosis inversa.

A mediados de la década de 1990, el foco pasó de las zoonosis fúngicas inversas a las bacterias, como la Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (MRSA) y la Mycobacterium tuberculosis.

De esta forma tu smartphone podría contribuir con el origen de una pandemia

A finales del decenio de 1990, aumentó el interés por la zoonosis inversa, alcanzado su punto máximo durante la pandemia de gripe porcina H1N1 en año 2009. A partir del 2000, comenzaron a surgir estudios que investigaron la capacidad de ciertos parásitos para pasar de humanos a animales, incluidos el parásito responsable de la giardiasis y Cryptosporidium parvum, un parásito microscópico que causa la criptosporidiosis de la enfermedad diarreica.

Aunque la investigación sobre la zoonosis inversa es relativamente escasa, es un campo de estudio importante y urgente. El hecho de que los patógenos humanos pueden infectar a otras especies, y estas especies pueden interactuar con los humanos y viajar grandes distancias, proporciona un entorno propicio para la recombinación, la evolución y el surgimiento de nuevos virus, lo que favorece la potencial aparición de nuevas amenazas pandémicas.

Referencias:

Reverse Zoonotic Disease Transmission (Zooanthroponosis): A Systematic Review of Seldom-Documented Human Biological Threats to Animals. Plos One, 2014. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0089055

Reverse zoonosis of influenza A virus in companion animals; What it means to veterinary and human medicine. International Journal of Infection Diseases, 2012. https://doi.org/10.1016/j.ijid.2012.05.931

Más en TekCrispy