Nuestra curiosidad por el espacio siempre ha estado con nosotros. Desde las primeras civilizaciones hasta la sociedad actual, la humanidad ha levantado la mirada hacia el cielo y se ha preguntado qué secretos oculta.

Las misiones espaciales de los tiempos modernos nos han permitido conocer al menos un poco más de este vasto universo en el que nos encontramos. Sin embargo, no estamos aún cerca de encontrar todas las respuestas a nuestras dudas. De hecho, no estamos cerca tampoco de haber generado todas las preguntas que la investigación del universo nos puede responder.

¿Por qué satélites espías de la Guerra Fría registraron el desplazamiento de las marmotas?

Para continuar con este proceso de investigación los Estados Unidos se han mostrado altamente interesados en renovar sus programas de investigación espacial. Es por esto que el próximo lanzamiento de SpaceX, programado para el 27 de mayo de este año, podría marcar un antes y un después para la NASA.

La capsula que será disparada el espacio es conocida como Crew Dragon y llevará en su interior al par de astronautas Behnken y Doug Hurley. De ser el exitoso el lanzamiento, será el primer en haber hecho despegar astronautas de suelo estadounidense desde 2011.

Un comienzo accidentado

A pesar de las grandes expectativas que se ciernen sobre este proyecto, el camino ha iniciado con ciertos reveces. Con tan solo una semana antes del despegue, quien fue el jefe de vuelos espaciales humanos de la NASA, Doug Loverro, renunció al cargo –luego de ejercerlo solo por 6 meses.

Ahora, ha quedado encargado el administrador asociado de la NASA, Steve Jurczyk, para suplir de forma provisional las funciones de Loverro. Su abrupta salida del programa causa tanta consternación como descontrol debido a la cercanía del lanzamiento.

En su carta de renuncia Loverro aclara que esta no ha tenido nada que ver con el proyecto conjunto con SpaceX, sino con la misión Artemisa y los acuerdos que Trump planea crear con ella.

Lo que está en juego

Para la NASA, el que este lanzamiento tenga éxito no solo se convertiría en un nuevo hecho histórico en los programas de investigación espacial de Estados Unidos. De hecho, también marcaría una era en la que la organización podría comenzar a trabajar de la mano con la iniciativa privada para realizar más y mejores investigaciones del espacio profundo.

Asimismo, esto podría convertirse en un acto de emancipación. Durante este, finalmente los astronautas norteamericanos podrían realizar sus misiones desde su territorio y no dependerían más del uso de las cápsulas rusas Soyuz.

Una ventaja competitiva para SpaceX

SpaceX también saldría beneficiado si su trabajo conjunto con la NASA se ve ratificado luego del lanzamiento del Crew Dragon. En el 2014, reciboó 2, millones de financiación de la organización para que desarrollaran este proyecto.

Ahora, los frutos de esta inversión comenzarán a surgir para la NASA. Y, si estos son los que espera, la alianza podría otorgarle a SpaceX una ventaja competitiva frente a otras iniciativas de turismo espacial como Blue Origin de Amazon o Virgin Galactic.

Sumado a esto, el éxito de la misión afianzaría otras alianzas de Spacex como la realizada con la empresa Axiom Space y con la iniciativa Space Adventures para ofrecer servicios de turismo espacial privado.

¿Cuál será la misión del Crew Dragon?

Sabemos que para el momento del lanzamiento, un Tesla Model X hará llegar a los astronautas hasta el cohete Falcon 9, según lo mostró un video compartido por el CEO de SpaceX, Elon Musk. Luego de esto, también tenemos información de que la misión de la pareja de astronautas a bordo de la cápsula será vigilar que todos los componentes de esta se desempeñen según lo esperado.

Desde aquí podrás seguir el histórico vuelo espacial de la NASA y SpaceX

Además de esto, la información aún no es clara. Por un lado, se sabe que la misión podría terminar tanto a finales de junio como a finales de septiembre –la decisión se tomará una vez la cápsula esté en órbita. Pero, es claro que la capsula ha sido creada para resistir en el espacio hasta 210 días. Por lo que, los tiempos podrían extenderse incluso más. Ahora, ¿qué actividades de investigación realizarían los astronautas durante este tiempo? Los detalles aún no están claros.

Planes a futuro

Si todo sale como lo esperado, la NASA ya tiene en sus planes un lanzamiento tripulado para el año que viene. Este se convertiría en la primera misión comercial en despegar de la Tierra y llevaría consigo a los astronautas estadounidenses Michael Hopkins, Victor Glover y Shannon Walker además de a la japonesa Soichi Noguchi a la Estación Espacial Internacional a cumplir con una misión de 6 meses.

¿Tendrá éxito el lanzamiento?

La NASA aún tiene sus dudas, por esto se ha gastado millones en reservar un asiento en la más reciente cápsula Solyu de los rusos. Mucho de este escepticismo viene de la mano de la polémica explosión de un Facon 9 en el 2016 y de las extrañas declaraciones dadas por el CEO de la compañía en un popular podcast luego de fumar marihuana en vivo.

Aun así, la empresa parece ser la más avanzada en el desarrollo de vehículos espaciales –con su principal competidora, Boeing, aun intentando enviar un prototipo no tripulado al espacio. Por lo que, por los momentos, SpaceX es la mejor apuesta de la NASA y, dentro de muy poco, veremos el resultado de esta.

Más en TekCrispy