En un esfuerzo por revertir el devastador efecto de las restricciones aplicadas para evitar la propagación del coronavirus y dar un impulso a la golpeada economía, el primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, anunció que a partir del 15 de junio el país helénico reiniciará su temporada de turismo y proyecta restaurar gradualmente los vuelos internacionales desde el 1 de julio.

En su alocución, Mitsotakis informó que los turistas no serían puestos en cuarentena, sino que tendrían que someterse a pruebas de coronavirus, en un intento por disipar los temores de que el coronavirus sea traído del extranjero.

Reactivación económica

Grecia impuso restricciones de manera diligente en medio del brote de coronavirus, una decisión a la que se le atribuye que el número de muertes en el país se haya mantenido en niveles muy bajos, lo cual se considera un éxito desde la perspectiva sanitaria. Sin embargo, estas medidas han dado un duro golpe a la economía.

El país, que todavía se está recuperando de una profunda crisis económica, necesita urgentemente ingresos por turismo que representan directa e indirectamente más de una quinta parte de su economía.

En todo el sector se ha tenido que modificar hasta el más mínimo detalle en nombre de la protección de la salud.

El año pasado, Grecia atrajo la cifra récord de 33 millones de turistas, el equivalente a tres veces su población, lo que representó un ingreso de más de 18 mil millones de euros ($ 20 mil millones).

Por su parte, el ministro de turismo, Harry Theoharis, indicó que antes de que culmine mayo se anunciará una lista de países desde los cuales los visitantes podrán llegar a Grecia. La selección se basará en “criterios epidemiológicos” según lo determine el comité de expertos de Grecia que se ocupa de la pandemia.

Se espera que los primeros turistas extranjeros ingresen al país en automóvil desde los vecinos países balcánicos que también han registrado bajas tasas de infección y mortalidad.

Un ejercicio complicado

Las autoridades esperan que los turistas provenientes de Alemania y países regionales como Israel y Chipre se encuentren en la primera ola de ciudadanos podrán ingresar a Grecia.

Los visitantes de esos países podrán volar a Grecia inicialmente solo a través del aeropuerto internacional de Atenas a partir del 15 de junio, antes de que los vuelos internacionales directos al resto de los aeropuertos del país se reanuden el 1 de julio. Sin embargo, algunos países podrían ser excluidos, dependiendo de la situación con sus brotes de coronavirus.

En un esfuerzo por impulsar la golpeada economía, las autoridades de Grecia anunciaron la activación de la industria turística del país.

Para aumentar el atractivo de Grecia como destino turístico, Mitsotakis anunció una reducción ente el 13 y el 24 por ciento en los impuestos al consumidor sobre el transporte, lo que provocará una disminución en el costo de boletos de barco, avión y autobús durante la temporada turística, así como un recorte en los impuestos sobre el café, los refrescos y los cines al aire libre.

Pero este plan de reactivación también inicia una operación sin precedentes hacia lo desconocido para la industria turística, que se ve obligada a reimaginarse debido a las restricciones de la crisis de salud mundial.

El ministro Theoharis, describió la reactivación de la maquinaria turística como un “ejercicio muy complicado”. En todo el sector se ha tenido que modificar hasta el más mínimo detalle en nombre de la protección de la salud, eso incluye desde el uso obligatorio de máscaras faciales en los vuelos hasta la forma en que operan los hoteles.

Referencia: Greece to restart tourism mid-June, international flights July 1. AFP, 2020. https://bit.ly/2ANgDLw

Escribir un comentario