El coronavirus ha puesto en estado de alerta al planeta entero. La pandemia ha causado que el mundo deba ponerse en cuarentena para evitar su proliferación. Esto, como consecuencia, ha ocasionado largos periodos de encierro que ya pueden estar afectando la salud mental de las personas que los sufren.

A pesar de que estos se encuentran en una situación delicada, no se tratan de los más afectados por la crisis actual. De hecho, unos cuya salud mental está colgando de un hilo son los profesionales de la salud y el personal médico que se ha tenido que enfrentar al COVID-19 durante la pandemia.

Específicamente, el caso de China se ha vuelto de interés, por ser esta el primer epicentro de la enfermedad. Por lo que, para poder entender el efecto que esta tuvo en la psique de los trabajadores Ning Sun, del Colegio de Ciencias de la Salud de Ningbo en China y sus colegas, Jun Xing, Jun Xu, Shuling Geng y Yuqian Li realizaron un estudio basado en un proceso de encuestas.

Estar en la primera línea de defensa – El costo psicológico

Los resultados de dicha investigación se han publicado en la revista de acceso abierto PLOS ONE. En esta, se ha reflejado que el personal de salud de China presenta unos niveles de estrés y ansiedad post coronavirus mucho más altos que los de la población en general.

Para poder sacar esta conclusión, el equipo de investigación realizó encuestas virtuales a más de 30 mil miembros del personal médico chino. Todos estos formaron parte de los equipos que se dirigieron a la provincia de Hubei a tratar directamente a los pacientes por el COVID-19 y a ayudar con el intento de detener el contagio y las muertes de la entonces epidemia.

Debido a estas circunstancias anómalas, los doctores se vieron expuestos a factores estresantes que no suelen ser típicos en sus labores habituales. Como consecuencia, el costo psicológico que muchos de estos han tenido que pagar ha sido alto. Ya que, la investigación incluso ha comprobado que ha aumentado la incidencia de trastornos de salud mental en aquel personal que ha tratado directamente a pacientes del COVID-19.

Estado mental de los trabajadores de la salud en China

La encuesta desarrollada abarcó 12 hospitales en 8 provincias chinas. Todos los participantes respondieron a esta entre enero y febrero de 2020. El total de participantes se dividió en un 75% de personal de enfermería y 25% profesionales médicos. Asimismo, del total de la muestra, el 72% eran mujeres.

Con estos datos demográficos, la encuesta también buscó identificar factores como los detalles sobre su exposición y trabajo con el COVID-19, además de la recopilación de posibles síntomas de problemas de salud mental según la Lista de verificación de síntomas 90 (SCL-90).

Somatización, el principal problema

Con todo esto hecho, se vio que el principal problema de toda la muestra de profesionales de la salud era la somatización de la situación. En otras palabras, la mayoría de estos comenzaron a presentar problemas y dolencias físicas como una manifestación de sus afecciones psicológicas.

Entre algunas de las afecciones que se presentaron más comúnmente, en comparación con el promedio nacional, están el trastorno obsesivo compulsivo, la ansiedad, la ansiedad fóbica y la psicosis. Sumado a esto, mostraron tener un nivel de sensibilidad interpersonal menor al del promedio.

¿Se puede predecir el estado de salud mental del personal médico?

Con esta investigación, los investigadores determinaron que factores como el nivel de preocupación por haberse contagiado, la edad y qué tan cerca se trabajó de la provincia de Hubei (o si se estuvo directamente en ella) pueden ser factores que predigan el desarrollo de problemas de salud mental en los trabajadores de salud.

Aliviar las presiones psicológicas es una necesidad

Teniéndolos claros se pueden desarrollar estrategias que los detecten en la población de trabajadores de la salud en China. De este modo, se les podría proveer con la atención y las herramientas que necesitan para aliviar la presión psicológica que la situación actual implica para ellos.

Aunque estos resultados nos dan una mirada más exacta a la psique de los doctores que se encuentran en la primera línea de defensa contra el COVID-19, aún requiere más estudios para ser comprobada. Ya que esta primera investigación no midió el estado mental de otros doctores que no hubieran trabajado directamente contra el coronavirus durante la misma temporada. Para futuros estudios, este deberá convertirse en un importante punto de control y comparación.

Referencia:

Study of the mental health status of medical personnel dealing with new coronavirus pneumonia: https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0233145