A medida que el mundo intenta regresar a la “normalidad” en medio de la pandemia de coronavirus, el plexiglás, un tipo de acrílico transparente, se ha vuelto esencial. Muchas tiendas de comestibles y farmacias ya han instalado paneles transparentes en las cajas de pago, pero el material está apareciendo en otros lugares, como restaurantes, baños y oficinas.

Estas particiones de plexiglás pueden ayudar a las empresas a reabrir y operar en condiciones más seguras al proporcionar una barrera transparente entre las personas en lugares donde el distanciamiento social es difícil.

Por casualidad

El plexiglás, conocido en la industria como PMMA, es un termoplástico a base de petróleo hecho de metacrilato de metilo. El material es transparente, resistente a los golpes, liviano y más barato que el vidrio.

Muchas tiendas de comestibles y farmacias ya han instalado paneles transparentes en las cajas de pago, pero el material está apareciendo en otros lugares, como restaurantes, baños y oficinas.

Aunque actualmente se encuentra en boga, y para muchos resulta novedoso, el plexiglás se desarrolló a principios de la década de 1930. La versión más conocida, llegó por casualidad cuando los químicos Otto Röhm y Otto Haas estaban investigando cómo crear un tipo de caucho transparente.

Un día, los investigadores dejaron un compuesto experimental en el alféizar de la ventana. Al día siguiente, en lugar de encontrar caucho, los científicos perplejos descubrieron un nuevo tipo de plástico, una especie de vidrio acrílico, llamado químicamente metacrilato de polimetilo (PMMA). El nuevo material se denominó “plexiglás” y se registró como marca el 9 de agosto de 1933.

Barrera al coronavirus

En la actualidad, el plexiglás se fabrica mediante un proceso de polimerización en el que un monómero de metacrilato de metilo (MMA) reacciona con un catalizador y luego se moldea en láminas.

Aunque actualmente se encuentra en boga y para muchos resulta novedoso, el plexiglás se desarrolló a principios de la década de 1930.

El plexiglás tiene una larga lista de usos, que incluye barreras acústicas, acuarios, vitrinas, portafolletos y marcos, entre otros. Es frecuentemente utilizado en entornos médicos debido a su resistencia.

Ahora que las autoridades emprenden planes de flexibilización de las restricciones impuestas para evitar la propagación del coronavirus y las empresas intentan reabrir de manera segura, el plexiglás podría usarse como tabique entre escritorios en oficinas, entre lavabos en baños y entre cabinas de restaurantes, así como en salones de belleza, en residencias para ancianos, cines, e incluso en casinos.

El coronavirus ha creado una gran solicitud de plexiglás, y la industria está tratando de mantener esta demanda satisfecha. En marzo, uno de los mayores fabricantes del material informó en un comunicado de prensa que “aumentó la producción” un 300 por ciento de febrero a marzo, después de que la demanda de su producto aumentara “bruscamente”.

Referencia: Coronavirus: la nueva era del plexiglass que nace con la pandemia. BBC News Mundo, 2020. https://bbc.in/2WKhjd1