Un equipo de investigadores del Centro de Innovación Avanzada de Beijing para la Genómica y de la Universidad de Pekín ha identificado con éxito múltiples anticuerpos neutralizantes altamente potentes contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, el agente causal de la enfermedad COVID-19, en el plasma de pacientes recuperados de la enfermedad.

Los resultados de estudios en animales mostraron que estos anticuerpos proporcionan una cura potencial para COVID-19, así como un medio de prevención a corto plazo, lo que marca un hito importante en la lucha contra la pandemia.

Necesidad urgente

Ha habido una necesidad urgente de contar con medicamentos altamente efectivos para tratar la COVID-19. No obstante, los fármacos reutilizados de molécula pequeña carecen de especificidad, por lo que su eficacia se ve comprometida.

Aunque la terapia con plasma ha mostrado cierta eficacia, está limitada por el suministro de plasma convaleciente. El componente activo de la terapia con plasma es el anticuerpo neutralizante específico del objetivo.

El anticuerpo neutralizante identificado podría usarse para desarrollar fármacos tanto para la intervención terapéutica como para la protección profiláctica contra el SARS-CoV-2.

El uso de anticuerpos en tratamientos farmacológicos no es un enfoque nuevo, y ha tenido éxito en el tratamiento de varios otros virus como el VIH, el Ébola y el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS). Sin embargo, lleva mucho tiempo, meses o incluso años, desarrollar anticuerpos neutralizantes adecuados para uso clínico.

Carga viral reducida

Mediante el uso de su experiencia en genómica unicelular, el equipo recolectó muestras de sangre de más de 60 pacientes convalecientes, entre los cuales se seleccionaron 14 anticuerpos neutralizantes altamente potentes.

Posteriormente, los investigadores realizaron un experimento antiviral in vivo en ratones transgénicos infectados con el coronavirus en los que inyectaron los anticuerpos neutralizantes, evidenciando una reducción de la carga viral “en un factor de 2.500”.

Las pruebas en animales mostraron que estos anticuerpos proporcionan una cura potencial para COVID-19, así como un medio de prevención a corto plazo.

Los investigadores explicaron que se trata de una reducción masiva en la cantidad de virus, y que si estos anticuerpos pueden generar la misma respuesta en los humanos, el medicamento podría tener un efecto dramático en los resultados de salud de los pacientes infectados con el coronavirus.

En otro experimento, el equipo inyectó los anticuerpos neutralizantes en ratones libres de infección, y cuando éstos fueros expuestos al virus, evidenciaron que el medicamento ofrecía un efecto protector, un resultado que sugiere que el medicamento, además de acortar el tiempo de recuperación de las personas infectadas, incluso puede ofrecer inmunidad a corto plazo contra el coronavirus.

La finalidad de una vacuna es brindarle al cuerpo un plan para combatir agentes patógenos antes de que ocurra una infección. Regularmente, esto se logra administrando una forma debilitada del virus y, cuando el sistema inmunitario lo destruye, recuerda cómo lo hizo y qué anticuerpos requirió para hacerlo. Con este enfoque, los investigadores se “saltan” al intermediario, por así decirlo, al proveer directamente en el torrente sanguíneo los anticuerpos contra el virus.

Los anticuerpos neutralizantes identificados podrían usarse para desarrollar fármacos para tratar la enfermedad, así como para la protección contra el coronavirus, al menos a corto plazo. Los ensayos clínicos están en marcha, y el equipo de investigación tiene una gran confianza en encontrar una cura.

Referencia: Potent neutralizing antibodies against SARS-CoV-2 identified by high-throughput single-cell sequencing of convalescent patients’ B cells. Cell, 2020. https://doi.org/10.1016/j.cell.2020.05.025

Escribir un comentario