Durante los últimos años, la humanidad ha presenciado y gozado de una amplia variedad de avances tecnológicos en diferentes ámbitos. Por supuesto, en el área de la comunicación el efecto ha sido mucho más evidente, y hoy en día es prácticamente imposible imaginar una vida sin Internet, computadoras y teléfonos inteligentes.

Al reducir las complicaciones que causan las barreras geográficas, hoy es posible mantener el contacto con un ser querido o conocer personas nuevas incluso en medio de una pandemia como la que vivimos. De hecho, con estas nuevas tecnologías de comunicación digital ahora es posible establecer nuevas amistades, amores e incluso obtener placer sexual a distancia.

En la última década se han creado cerca de 1,400 sitios de citas solo en América del Norte, mientras que en Reino Unido, el 23 por ciento de los usuarios de Internet afirma haber conocido a alguien por Internet y haber establecido una relación romántica. De hecho, 6 por ciento de las parejas casadas encuestadas se conocieron por Internet.

Todo lo dicho hasta ahora suena muy buena y representa muy bien las ventajas de las nuevas tecnologías de la comunicación. Sin embargo, hay algo que no podemos omitir y que no es tan positivo respecto a este tema. Y es que esta popular industria de relaciones en línea también ha proliferado nuevas formas de patologías y delitos, algo que de lo que al menos alguna vez habremos escuchado en nuestra vida.

Un estudio publicado en la revista Clinical Practice & Epidemiology in Mental Health hace una revisión de doce estudios que abordaron de alguna forma las tendencias a las estafas románticas vía Internet e identificaron los factores de riesgo relacionados.

Muchas personas han sido víctimas de estafas románticas

Los investigadores descubrieron que 63 por ciento de los usuarios de redes sociales y tres por ciento de la población en general informaron haber sido víctimas de este tipo de estafas al menos una vez en su vida.

Entre las personas más vulnerables de caer en estafas románticas cibernéticas destacaron a las mujeres, las personas de mediana edad, las que idealizan las relaciones románticas, las que tenían mayores tendencias a la ansiedad, que eran impulsivas y que tendían obsesionarse en sus relaciones afectivas.

El esquema típico de estafas románticas en Intenet

Un ejemplo de romances en línea que terminan siendo una estafa es el de una persona que se crea un perfil ficticio en alguna red social o sitio web de citas. Habiendo encontrado alguna presa, el estafador le hace creer que hay vínculos emocionales propicios para establecer una relación romántica, que suele durante entre seis y ocho meses.

Una vez con el control emocional sobre su víctima, el estafador comienza a extorsionarla para obtener beneficios económicos a cuestas de ella, bajo una dinámica de manipulación muy común.

Esto agrava aún más el impacto para la parte afectada. No solo hablamos de dinero, sino también de emociones y seguridad. Hay un doble trauma por perder dinero y una relación de manera simultánea, todo esto aunado a la sensación de vergüenza que genera descubrir la estafa.

La importancia de identificar factores de riesgo

Estos resultados resaltan la necesidad de prestar mayor atención a lo que está ocurriendo en Internet. Y particularmente en este aspecto, es necesario entender tanto las características psicológicas de las víctimas como las de los estafadores, a fin de desarrollar estrategias de concientización y prevención.

Además, esto puede arrojar más luces sobre aspectos tan importantes hoy en día como la inteligencia emocional, cuya falta puede significar un duro golpe tanto emocional como económico para las personas que pasen estos malos ratos.

Aunque sea un campo poco abordado, no es menos importante. Recordemos que el Internet, las redes sociales y las tendencias de la web pueden tener un efecto importante en la forma en la que las personas actúan y en su salud mental en general. Y bien sabemos que la salud mental es tan importante como la física.

Referencia:

Online Romance Scams: Relational Dynamics and Psychological Characteristics of the Victims and Scammers. A Scoping Review. https://clinical-practice-and-epidemiology-in-mental-health.com/VOLUME/16/PAGE/24/