Como mucho hemos comentado, dos meses después de estar paralizados por la cuarentena de la pandemia global del coronavirus, el mundo está empezando a sentirse listo para salir “de sus cuevas”, reiniciar la vida y adaptarse a la nueva normalidad.

Por lo tanto, España –al igual que otros países del otro lado del charco– ha decidido poner manos a la obra para volver al mundo real, tomando como punto de partida unos incentivos fiscales que se anunciaron el 06 de mayo.

Entendiendo que las grabaciones en set se reactivarían el pasado lunes 11 de mayo, España anunció la semana pasada unas nuevas medidas para aumentar las rebajas en los impuestos, para las producciones internacionales, del 25% al 30% para el primer gasto de $1.1 millones.

Adicionalmente, decidieron ajustar la deducción fiscal total a $10.8 millones, en comparación los $3.28 millones.

Volver a España un lugar más atractivo

Para quienes se perdieron entre tantos números, la idea general es hacer a España una locación mucho más atractiva para llevar a acabo producciones internacionales, y así generar otra especie de ingresos al país que tanto sufrió por los casos del COVID.19.

Por su parte, la industria de servicios de producción de España recibió con brazos abiertos el aumento de incentivos, sobre todo porque es importante aprovechar el impulso internacional que producciones como ‘La Casa de Papel’ y ‘Élite’ le dieron al país.

Adrián Guerra –de Nostromo Pictures, presidente de Profilm (asociación comercial internacional del sector de rodaje en España– aseguró que esta mejoría de las condiciones en la devolución de los impuestos ayudarán a mantener al país como una nación competitiva y como un destino para la producción internacional.

Para nadie es un secreto que la industria del entretenimiento, el cine y la televisión son fuentes de ingresos primordiales para distintos países. Con más razón, España está decidiendo adaptarse a las nuevas necesidades y aún mantener el interés de las casas productoras en sus locaciones.