Desde que se dio a conocer la existencia del coronavirus, han sido muchas las incógnitas que se han despertado sobre este. En la actualidad, tenemos más detalles sobre lo que es, sus orígenes, cómo se transmite y qué efectos genera –incluso, finalmente estamos haciendo avances en nuevos medicamentos y tratamientos efectivos.

Pero, de todos estos puntos aún nos queda mucho por descubrir. Una duda recurrente que se ha presentado frente a la pandemia tiene que ver con la capacidad de nuestras mascotas de contagiarse o transmitir el COVID-19.

Específicamente, los felinos se han convertido en un punto de preocupación. Sobre todo después de recientes anuncios como el del zoológico del Bronx, en el que reportaban al menos 7 tigres y 3 leones africanos que habían dado positivo a la prueba del coronavirus.

Debido a esto, la investigación publicada recientemente en el New England Journal of Medicine toma como protagonistas a los felinos domésticos, los gatos, para determinar la capacidad de estos de contagiarnos o no.

Contagio entre felinos, “anfitriones silenciosos”

En un principio, la investigación trató de identificar la posibilidad de que un gato contagiara a otro si se tenían contacto cercano. En efecto, los felinos que fueron inoculados con el virus contagiaron a los individuos sanos en un periodo de 8 días. Aquellos a los que se les inyectó el virus directamente tardaron más en recuperarse que los que se contagiaron por contacto.

Los gatos no mostraron los síntomas usuales

Un punto que resaltó para los investigadores es que, a pesar de que los felinos daban positivo en las pruebas, no mostraban signos de la enfermedad. En pocas palabras, no presentaban fiebre alta, ni pérdida del apetito o de peso ni tampoco enfermedad ocular.

Por lo que, se pudo notar que estas criaturas eran capaces de llevar el virus en su organismo sin que este les causara mayor daño. Asimismo, a pesar de tener la posibilidad de contagiarlo por contactos cercanos, aquellos gatos contagiados tampoco presentaban complicaciones de salud.

La transmisión de gatos a humanos

Otra investigación que aún espera por la revisión de sus pares determinó que los gatos, al igual que los hurones, son altamente susceptibles al virus. Detalle que también se pudo notar en el estudio anterior. Esto, según parece, se debe a la estructura del gen ACE-2, que es muy similar en estas dos especies al de los humanos.

En los Estados Unidos, los primeros dos casos de coronavirus en mascotas fueron dos gatos que pertenecían a dos hogares distintos, lo que encendió las alarmas. Por su parte, la Asociación Británica de Veterinaria ha recomendado a los dueños de gatos que los mantengan en casa durante la cuarentena.

Hasta ahora, ninguna de las dos investigaciones pudo mostrar indicios de que el contagio de felinos a humanos fuera posible, aunque los humanos sí pueden contagiar a sus gatos. Por lo que, incluso ahora, se mantiene la creencia de que en realidad los gatos no pueden contagiar el COVID-19.

Como prueba de esto, los dueños del primer felino contagiado no mostraron síntomas de la enfermedad mientras que, el dueño del segundo presentó los síntomas del COVID-19 antes de que este se presentara en su gato. Lo que comprueba la teoría de que estos animales no pueden transmitir el virus a humanos.

Aun así, en las conclusiones de ambos estudios, los investigadores sugieren que se hagan más investigaciones en esta área. Ya que, incluso si estos no son transmisores directos, controlar la dispersión del virus en estas criaturas podría ser de ayuda en el proceso de erradicación del virus en humanos.

Otras mascotas son menos susceptibles al COVID-19

En otros estudios, se ha comprobado que animales como los perros tienen una posibilidad menor de contraer el coronavirus. Asimismo, para estos momentos, se ha comprobado también que en general las mascotas no pueden transmitir el COVID-19.

Sin embargo, es más que claro que algunas criaturas parecen ser más propensas al contagio. Por ejemplo, los felinos –sobre todo los gatos– y los hurones parecen estar en el tope de la lista, mientras que otras criaturas como los perros, los patos, las vacas, las gallinas, etcétera son más resistentes. ¿Por qué? Debido a un asunto de vulnerabilidad genética.

Es claro que aún nos queda mucho por descubrir. Pero, por ahora, toda la evidencia apunta a que, a pesar de que los felinos sí pueden ser anfitriones silenciosos del coronavirus, no parecen ser capaces de transmitirlo a los humanos.

Referencias:

Transmission of SARS-CoV-2 in Domestic Cats: DOI: 10.1056/NEJMc2013400

Susceptibility of ferrets, cats, dogs, and different domestic animals to SARS-coronavirus-2: https://doi.org/10.1101/2020.03.30.015347

Escribir un comentario