Ciertos estudios han encontrado una relación entre el autismo y los trastornos alimentarios. De hecho, entre 20 y 30 por ciento de los adultos que tienen trastornos alimentarios también tienen autismo, al igual que entre 3 y 10 por ciento de los niños y jóvenes.

En efecto, hay una relación, pero aún no estaba claro si el autismo es el resultado de los trastornos alimentarios, o si es la causa de ellos. Es por ello que un equipo de investigadores se decidió a averiguarlo.

En su artículo publicado en el Journal of Child Psychology and Psychiatry, los autores concluyen que los rasgos autistas durante la infancia son anteriores a los trastornos alimentarios, lo que sugiere que el autismo es un factor de riesgo para el desarrollo de estos últimos.

Un factor de riesgo para trastornos alimentarios

Los investigadores usaron los datos de 5.381 adolescentes que participaron en investigaciones longitudinales desde su nacimiento como parte del estudio de cohorte “Niños de los años 90” de la Universidad de Bristol. Tomaron en cuenta si tenían rasgos autistas a los 7, 11, 14, y 16 años de edad y algún rasgo de alimentación desordenada como ayunos, purgas, dieta prolongada o atracones a partir de los 14 años.

Al analizar los resultados, descubrieron que los adolescentes con trastornos alimentarios empezaron a mostrar niveles más altos de rasgos autistas a los siete años. Es de considerar que padecer algún desorden alimentario a los 7 años es algo sumamente raro, y esto, en combinación con dicho resultado, sugiere que el comportamiento autista precede a los trastornos alimentarios.

También observaron que los niños que mostraron rasgos autistas más intensos a los siete años, tenían un 24 por ciento más de probabilidad de tener conductas alimentarias desordenadas a los 14 años. Aunque análisis posterior de los datos reveló que los trastornos alimentarios a los 14 años no parecían aumentar los rasgos autistas a los 16 años.

Diferencias entre géneros

girl in bathtub holding white ceramic mug
Una quinta parte de las mujeres con trastornos alimentarios como anorexia nerviosa también tienen fuertes rasgos autistas.

Los investigadores también observaron diferencias entre géneros. Descubrieron que el 11.2 por ciento de las niñas informaron al menos un comportamiento alimentario desordenado el año anterior en comparación con el 3.6 por ciento de los niños. 7.3 por ciento de ellas experimentaban los síntomas mensualmente y 3.9 por ciento semanalmente, frente al 2.3 y 1.3 por ciento de los niños que los experimentaba respectivamente.

Sobre ello, el coautor Dr. William Mandy explicó que alrededor de una quinta parte de las mujeres que sufren anorexia nerviosa tienen altos niveles de rasgos autistas. Lo malo es que estas parecen responder menos a los tratamientos actuales:

“Alrededor de una quinta parte de las mujeres que presentan anorexia nerviosa tienen altos niveles de rasgos autistas, y hay alguna evidencia de que estas mujeres se benefician menos de los modelos actuales de tratamiento de los trastornos alimentarios. Las personas con autismo y trastornos alimentarios pueden necesitar un enfoque diferente hacia el tratamiento”.

¿Qué explica esta relación entre el autismo y la alimentación desordenada?

El estudio no se enfocó en determinar las razones detrás de dicha relación, pero los investigadores han planteado una serie de teorías para explicarlo. Una de ellas sugiere que las dificultades de comunicación, socialización y el desarrollo de amistades puede contribuir al desarrollo de depresión y ansiedad en los jóvenes con rasgos autistas. Y bien sabemos que estos pueden derivar en hábitos alimenticios compensatorios y disfuncionales.

Aunque es necesario destacar que la investigación no se basó en un diagnóstico formal del autismo en los participantes, sino en los rasgos autistas informados por sus madres. Así que muchos dentro del estudio no necesariamente tenían autismo.

Referencia:

Trajectories of autistic social traits in childhood and adolescence and disordered eating behaviours at age 14 years: A UK general population cohort study. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/jcpp.13255