Cerca de 15.5 millones de personas en los Estados Unidos informaron que padecen enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) hasta 2015. Además, entre 2001 y 2012, se registraron más de 1.5 millones de visitas al departamento de emergencias y casi 700,000 hospitalizaciones por esta causa.

Otro problema es que en el período posterior al alta hospitalaria, los pacientes egresados suelen necesitar mucha atención médica y tienen un elevado riesgo de mortalidad. Entre 2008 y 2014, se registró una tasa de mortalidad elevada de 26 por ciento en el año posterior al alta solo entre los beneficiarios de Medicare.

Por supuesto, existen opciones con potencial de reducir estas elevadas tasas de asistencia médica y mortalidad por EPOC, como la rehabilitación pulmonar. Este método no solo involucra entrenamiento físico, sino también educación dirigida al paciente para desarrollar su autocontrol y mejorar su bienestar físico y psicológico.

La rehabilitación permite aliviar la dificultad para respirar (disnea), aumentar la tolerancia al ejercicio y mejorar la calidad de vida de los pacientes en cualquier etapa de la EPOC, además de reducir la necesidad de atención médica.

El problema es que las investigaciones realizadas en torno a este tema han revelado que muy pocos pacientes con esta afección llegan a completar su curso de rehabilitación pulmonar.

En vista de ello, un equipo de investigadores decidió investigar si realmente la rehabilitación pulmonar tras una hospitalización por EPOC es tan positiva como para reducir la mortalidad posterior de los pacientes. Y los hallazgos, publicados en la revista JAMA Network, muestran un riesgo significativamente menor de muerte en estos casos.

Es mejor recibir rehabilitación pulmonar

Los investigadores recolectaron información de todos los beneficiarios de Medicare mayores de 65 años que fueron hospitalizados por EPOC en 2014, haciendo seguimiento de su condición hasta el 31 de diciembre de 2015.

Para reducir los sesgos, excluyeron de a los pacientes con demencia, cáncer metastásico, infarto agudo de miocardio, así como a aquellos en los que era poco probable que iniciaran la rehabilitación pulmonar dentro de los 90 días posteriores al alta hospitalaria y con un elevado riesgo de mortalidad.

Al analizar la información de los 197 376 beneficiarios de Medicare dados después de una hospitalización por EPOC, encontraron que el inicio de la rehabilitación pulmonar dentro de los tres meses posteriores estaba relacionado de manera significativa con un menor riesgo de mortalidad al año en comparación con un inicio tardío o simplemente no haber recibido el tratamiento.

Los resultados sugieren que sí hay importantes beneficios en seguir con la rehabilitación pulmonar, y que esto incluso puede salvar la vida de muchas personas. Además, respaldan las recomendaciones actuales de la guía para la rehabilitación pulmonar después de la hospitalización por EPOC.

Sin embargo, los autores reconocen que “existe la posibilidad de confusión residual y se necesita más investigación”. Además, se han revelado algunos conflictos de intereses y divulgaciones de financiación en este estudio en particular.

Referencia:

Association Between Initiation of Pulmonary Rehabilitation After Hospitalization for COPD and 1-Year Survival Among Medicare Beneficiaries. https://jamanetwork.com/journals/jama/article-abstract/2765730