Como muchos sabrán, COVID-19 es una enfermedad causada por un nuevo coronavirus llamado SARS-CoV-2. Y aunque en un principio se reconoció por causar síntomas similares a los del resfriado común y la neumonía, cinco meses después el panorama parece haber cambiado.

Los síntomas de COVID-19 pueden ocurrir bien por el ingreso del coronavirus al organismo, o bien por la respuesta exagerada del cuerpo ante la infección. Y con los más de 4 millones de infectados hasta ahora en todo el mundo, los médicos y científicos han logrado registrar mucha información nueva que involucra cuadros clínicos muy variados, que van desde síntomas respiratorios hasta problemas de coagulación y neurológicos.

Así que en esta oportunidad nos dedicaremos a recopilar todos los síntomas que puede causar la infección con el nuevo coronavirus en los seres humanos, en función de la evidencia registrada hasta ahora.

Sangre

Como hemos explicado en otras oportunidades, ante una infección, el sistema inmunitario puede responder causando fiebre e inflamación, e incluso un fenómeno conocido como “tormenta de citoquinas“. Y a pesar de que este es un proceso natural en este tipo de situaciones, dependiendo de la intensidad y de las condiciones de salud del organismo, esto puede alterar los vasos sanguíneos.

A su vez, esto hace a las células sanguíneas más propensas a aglomerarse, lo cual puede desencadenar una cascada de coagulación que puede provocar bloqueos de los vasos sanguíneos en los órganos y tejidos de todo el cuerpo.

Entre los más mortales son los coágulos en las arterias de los pulmones, que pueden dar lugar a una embolia pulmonar. La peor parte es que esto puede ocurrir incluso después de que los síntomas de la infección hayan desaparecido.

Recientemente también se informó que los niños infectados con el SARS-CoV-2 pueden llegar a experimentar una condición denominada síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico, debido la inflamación exagerada de venas y arterias.

Cerebro

Los daños en los vasos sanguíneos derivados de la infección y de trastornos subyacentes relacionados con coagulación o sangrado también pueden dar lugar a derrames cerebrales durante una infección de COVID-19.

En un artículo previo también advertimos sobre algunos reportes que informaban de casos en los que los pacientes experimentaban síntomas neurológicos como dolor de cabeza, confusión, mareos, alteración de la conciencia, deficiencia en su control motor, delirio y alucinaciones. Muchos de estos también han aparecido en personas mayores y con demencia.

Hasta ahora, estos síntomas también habían sido relacionados con una respuesta inmunitaria exagerada, pero este tipo de síntomas también asoman la posibilidad de que el coronavirus sea capaz de cruzar la barrera hematoencefálica e infectar las células cerebrales. Por el momento, solo se trata de un teoría, sin embargo, los científicos se mantienen atentos para confirmarlo o descartarlo.

Tracto gastrointestinal

El tracto gastrointestinal abunda en los receptores ACE2 a los que se une el coronavirus para infectar, por lo que muchos expertos no se sorprendieron al notar que el patógeno también podía causar síntomas como dolor abdominal, diarrea, náuseas y vómitos.

Además, hace poco un equipo de científicos revisó imágenes abdominales de varios pacientes con coronavirus y visualizaron algunas anomalías intestinales, entre las cuales también figuraba la isquemia.

Pulmones

Por fin llegamos a la región más afectada: los pulmones. El SARS-CoV-2 llega a las células epiteliales que recubren el tracto respiratorio y a las paredes de los alvéolos, que intervienen en el intercambio de gases para suministrar oxígeno a la sangre.

El daño a los alvéolos y la inflamación de los pulmones causados por la infección puede causar el conocido cuadro de neumonía caracterizado por dolor en el pecho y la falta de aliento. En los casos más graves, puede desencadenar el síndrome de infección respiratoria aguda y, por consiguiente, la falla de diferentes órganos.

Hígado

El hígado también se ha visto afectado en algunos casos de COVID-19, bien como resultado de la infección viral, por la falta de suminitro sanguíneo causada por los coágulos, o la inflamación causada por el sistema inmunitario.

Corazón

Los médicos también han observado que el coronavirus puede causar lesiones cardíacas que pueden desencadenar latidos irregulares, insuficiencia cardíaca y paro cardíaco. Esto como resultado de un esfuerzo excesivo del músculo, su inflamación, la inflamación de la arteria coronaria y coágulos sanguíneos.

De hecho, las personas con algún tipo de afección cardíaca constituyen uno de los principales grupos vulnerables durante esta pandemia, como han acotado investigadores y la misma American Heart Association.

Riñones

Como hemos visto hasta ahora, los problemas de coagulación han sido uno de los principales problemas con los que han tenido que lidiar los médicos que atienden casos graves de COVID-19.

Y además de afectar los pulmones, corazón, hígado y cerebro, también pueden causar lesiones en los riñones, por lo que las personas con problemas renales subyacentes,como muchos pacientes de lupus, se encuentran entre los grupos vulnerables.

Ojos

La conjuntiva de los ojos también pueden verse afectados por la infección con coronavirus, tornándose rojos e hinchados.

Nariz y lengua

Uno de los primeros síntomas confirmados para la nueva infección fueron la secresión nasal y el estornudo, como suele ocurrir en el resfriado común. Pero a finales de marzo, varias agencias sanitarias estaban informando de síntomas como la pérdida parcial o total del sentido del gusto y del olfato durante la infección de COVID-19.

Manos

La respuesta inmune exagerada también puede dar lugar al síndrome de Guillain-Barré, un trastorno raro del sistema nervioso puede puede derivarse de infecciones como la del coronavirus. Los principales síntomas son sensación de picazón y ardor en las manos y las extremidades, mala coordinación, debilidad muscular, e incluso parálisis temporal.

Dedos de los pies

Aunque es raro, la infección de COVID-19 puede causar erupciones moradas similares a las de la varicela, el sarampión o los sabañones en los pies, especialmente en niños y adultos más jóvenes.

Referencia:

All the COVID-19 symptoms you didn’t know about. https://www.bloomberg.com/news/features/2020-05-11/all-the-covid-19-symptoms-you-didn-t-know-about

Escribir un comentario