El coronavirus ya tiene cinco meses entre nosotros y han pasado dos desde que fue reconocido como una pandemia. En ese tiempo, ha logrado cobrar las vidas de más de 280 mil personas e infectar a por lo menos 4 millones de individuos en todo el mundo.

Sus inicios se dieron en Asia, específicamente en la ciudad china conocida como Wuhan. Sin embargo, en la actualidad el epicentro activo de la enfermedad se encuentra situado en Europa y dividido entre países como España, Italia, Francia e Inglaterra, solo por mencionar a algunos de los más afectados.

A pesar de que esta área, en sumatoria, es la más afectada por el COVID-19 la nación que se lleva ese título de forma individual es Estados Unidos, que es el origen de 1,5 millones de los casos de coronavirus que hay en el planeta.

Mientras que las cifras en este país continúan aumentando, algunas de las naciones antes mencionadas han empezado a aventurarse en un aparente periodo de remisión. Con él, muchos países europeos parecen querer seguir los pasos de Asia para reactivar sus aparatos productivos.

Asia continúa aflojando las restricciones

China desde hace por lo menos un mes, ha estado paulatinamente realizando esfuerzos para recuperar su normalidad. Poco a poco ha permitido que sus ciudadanos salgan a las calles de nuevo y ha reactivado diversos locales y centros de entretenimiento también.

Algunos repuntes en los números los obligaron a cerrar lugares como las salas de cine de nuevo, debido al alto riesgo de contagio que presentaban. Sin embargo, esto no los detuvo para volver a abrir este lunes lugares como el parque temático de Disney en Shanghai. Una acción que está siendo recibida por el público con tanta curiosidad como emoción.

Asimismo, Hong Kong ha también dado pasos para volver a la normalidad. Incluso algunos que han despertado de nuevo la alteración en el país, como las protestas de ciudadanos que exigen la independencia del territorio y su separación de China.

Por su parte, Corea del Sur, otra de las naciones que exitosamente contuvo el brote del COVID-19, también ha empezado a abrir locales en su territorio y a reactivar la economía. Con este mismo rumbo, la India está comenzando a relajar sus restricciones también al pensar en la reactivación de una de las redes ferroviarias más grandes del mundo.

Europa ahora también relaja las medidas

Como acciones como estas, el panorama de Asia parece ser prometedor y los países europeos buscan estos mismos resultados. Por esto, naciones como Francia y España, que hace poco han experimentado descensos en sus tasas de contagio diarias, ya han comenzado a desarrollar planes para salir del confinamiento.

Todos son paulatinos, pero cercanos. De hecho, este mismo lunes los franceses pudieron finalmente salir de sus hogares sin un permiso especial y los españoles incluso comenzaron a frecuentar bares y restaurantes para reunirse de nuevo con amigos.

Por su parte, desde el cuatro de mayo de este año Italia también ha iniciado un paulatino proceso de desescalada para bajar la intensidad de sus medidas. Asimismo, tienen proyectada la apertura de establecimientos como bares y restaurantes para este primero de junio.

Otras naciones como Alemania, que no han establecido restricciones tan fuertes a su población, también comenzaron a abrir algunos centros recreativos, locales comerciales y universidades en la primera semana de mayo. Bélgica y Grecia, que también están reportando menos casos diarios, igualmente se han animado a levantar algunas de las restricciones del confinamiento.

De todas estas, fue Austria la primera en iniciar procesos como estos en Europa luego de experimentar un descenso en su conteo diario de casos. Pero, esta es solo una parte de la lista de países que pretenden realizar estas acciones para “salvar” sus economías de un choque más fuerte que el que ya ha causado el coronavirus.

Pero, no todos los países europeos tienen la misma perspectiva sobre la reapertura. De hecho, el Reino Unido parece estar reacio a la idea. A pesar de que busca medios con los cuales comenzar a reactivarse, el propio primer ministro, Boris Johnson, declaró que levantar el confinamiento ahora sería una total “locura”.

¿Empieza una segunda oleada en Asia?

Efectivamente, Asia logró superar sus brotes más fuertes de coronavirus e, incluso, naciones como China y Corea del Sur lograron pasar más de un mes sin nuevos reportes. No obstante, la historia cambió este fin de semana cuando ambos países comenzaron a reportar nuevos casos.

Para el caso de China, según afirman las autoridades, todos parecen provenir de un mismo vecindario, por lo que el control de contactos podría ser relativamente sencillo. Sin embargo, Corea del Sur no la tiene tan fácil. Los contagios de esta ocurrieron en el distrito nocturno de Seúl y, el individuo de 29 años que fue identificado como el origen de estos, ya se ha vinculado con 85 casos. La búsqueda no continúa y las acciones de este único personaje podrían causar que las infecciones en la nación vuelvan a contarse por cientos.

Aún nos encontramos en un punto muy temprano para poder estar seguros de que una segunda oleada podría estar surgiendo. Sin embargo, los expertos apuntan que existe una alta posibilidad de que esta aparezca, no solo en Asia, sino en todo el mundo. Por lo que es vital que las naciones y los gobiernos se mantengan alerta.

¿Y América?

Por su parte, en América el país con más afectados y fallecidos por coronavirus sigue sin poder controlar el avance de la enfermedad. De hecho, incluso ya varios trabajadores de la Casa Blanca han caído enfermos.

Aun así, los altos mandatarios de la nación continúan presionando para que la cuarentena se levante y los estadounidenses puedan regresar a trabajar. Un detalle que, además, algunos sectores del país exigen por medio de protestas.

No obstante, como complemento de esta prisa por volver a trabajar, nos encontramos con noticias como la referente a un documento de la Casa Blanca que proyectaba una tasa de muerte duplicada en su territorio para dentro de unos meses. Eventos como estos nos hacen preguntarnos qué tan viable o beneficiosa podría ser una apertura ahora para el país.

Al ir a otras áreas del continente americano, nos encontramos con casos graves como los de Ecuador, México, Nicaragua y Brasil –siendo este último el que más casos acumula en América Latina. La pandemia del COVID-19 aún no se ha expandido tanto en esta región del continente. Pero tampoco se ha detenido. Y, sin medidas apropiadas, esta podría llegar a estar en peores condiciones que Europa o Asia, sobre todo si se da una segunda ola de contagios.

Por otro lado, se podría ver el ejemplo de naciones como Costa Rica o Canadá que han logrado regular con éxito el coronavirus en sus territorios. Ninguno de estos países ha dado señales de planear liberar sus restricciones pronto, a pesar de sus exitosas políticas. Tal vez el resto del mundo debería seguir su ejemplo por ahora, mientras aún nos encontramos en el área de riesgo.

Escribir un comentario