En una sesión informativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) realizada hoy (11 de mayo) en la ciudad de Ginebra en Suiza, el director ejecutivo del máximo ente sanitario, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló que los países empiezan a salir de las restricciones impuestas para frenar la propagación del coronavirus deben tener una “vigilancia extrema”.

El llamado se produce en medio de la preocupación mundial por una segunda ola de infecciones, cuando gobiernos de todo el mundo están luchando con la cuestión de cómo reabrir sus economías mientras aún contienen el aumento de los casos de COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2.

Levantamiento gradual

La OMS acogió con satisfacción la disminución observada en la velocidad de propagación del coronavirus, pero instó a la vigilancia para mantener los logros obtenidos con tanto esfuerzo, reconociendo que las medidas de contención implementadas han tenido un profundo costo socioeconómico.

Los funcionarios señalaron que mientras no se disponga de una vacuna, las medidas de contención aplicadas hasta ahora son la única herramienta con la que contamos para hacer frente al coronavirus.

El alto funcionario saludó con beneplácito el éxito logrado en la reducción del virus y, en última instancia, en salvar vidas, a la vez que manifestó que la anhelada reactivación social y económica era un proceso “complejo y difícil”, y que para proteger las vidas y los medios de subsistencia era fundamental que los levantamientos de los cierres se realizaran de forma gradual y constante, de modo que se puedan aplicar rápidamente medidas de control si se detecta un rebrote de casos.

Anteriormente, Alemania informó de una aceleración de las infecciones por coronavirus después de haber tomado medidas tempranas para flexibilizar las restricciones aplicadas en el país. Corea del Sur, otro país que había logrado limitar las infecciones por virus, ha visto un nuevo brote en los clubes nocturnos, y en Wuhan, China, se identificó el primer grupo de casos desde el levantamiento del bloqueo.

“Afortunadamente, los tres países tienen sistemas para detectar y responder a un resurgimiento de casos”, indicó el director de la OMS.

La única herramienta

En este sentido, Michael Ryan, jefe de emergencias de la OMS, explicó que plausiblemente muchos países han utilizado este tiempo para aumentar su capacidad de probar, rastrear, aislar y atender a los pacientes “que es la mejor manera de rastrear el virus, frenar la propagación y aliviar la presión de los sistemas de salud”. No obstante, indicó que otros países, sin nombrarlos, estaban “tratando de pasar por esto a ciegas”.

Los funcionarios señalaron que para proteger las vidas y los medios de subsistencia era fundamental que estos levantamientos se debían realizar de forma gradual y constante.

Tras su aparición en China a finales del año pasado, el coronavirus se ha propagado a por lo menos 187 países y regiones, se han confirmado más de 4,14 millones de casos de COVID-19, con más de 284.000 muertes.

Teniendo esas cifras presente, la directora técnica de COVID-19 de la OMS, Maria Van Kerkhove, recordó que mientras no se disponga de una vacuna efectiva, el paquete integral de medidas no farmacológicas aplicadas hasta ahora es la única herramienta con la que contamos para hacer frente al virus.

Referencia: WHO says ‘extreme vigilance’ needed in exit from lockdowns. Rueters, 2020. https://reut.rs/3cnKKHn