En Internet y las redes sociales han surgido muchos debates sobre si las personas que caminan, corren o practican ciclismo al aire libre deben usar mascarillas faciales.

Gran parte de la discusión se origina por la ausencia de pautas oficiales cuando se trata de usar la mascarilla y ejercitarse en espacios abiertos. Si bien los Centros de Control y Prevención de Enfermedades establece el uso de una máscara facial de tela al visitar en lugares públicos como una farmacia o una tienda de comestibles, la pauta no aborda el ejercicio al aire libre.

Aunque parezca seguro

Durante esta crisis coronaviral, muchos deportistas, desde aficionados y ocasionales hasta los avanzados, se preguntan cómo afectaría su respiración, rendimiento y posibilidades de propagar el virus al usar una mascarilla mientras practican sus actividades.

Si bien ejercitarse es especialmente importante para la salud durante este momento de ansiedad, esto debe hacerse de una manera que no ponga en riesgo a otros miembros de la comunidad.

A decir verdad, se sabe poco sobre la respiración pesada y acelerada durante el ejercicio aeróbico y cómo esto puede afectar la propagación viral. En general, el ejercicio al aire libre, con o sin máscara, parece ser seguro, según han expresado muchos expertos.

Aun así, deberíamos cubrirnos la cara mientras hacemos ejercicio al aire libre. Las autoridades recomiendan que todos usen una mascarilla de algún tipo al salir de casa, y eso incluye a los deportistas. Adicionalmente, la mascarilla ofrece tranquilidad a las personas con quienes se pueden compartir caminos o aceras mientras se camina o corre, ya que para muchos cruzarse con una persona jadeante resulta preocupante.

Mayor distancia

Esto se debe a la idea de que las respiraciones pesadas producidas por la actividad física vigorosa probablemente causen un mayor desprendimiento del virus, especialmente en espacios abiertos, donde el viento puede soplar y disipar el patógeno.

Teniendo esto en cuenta, una recomendación intuitiva sería aumentar el distanciamiento con otras personas, al menos duplicar la recomendación de separación y procurar 4 metros o más de distancia para minimizar el riesgo tanto como sea posible.

Aunque el ejercicio al aire libre, con o sin máscara, parece ser seguro, deberíamos cubrirnos la cara mientras hacemos ejercicio al aire libre.

Si el terreno, sendero o ruta transitada no permite poner mucha distancia, lo mejor es tratar de alejarse lo más posible y respirar en la dirección opuesta.

En definitiva, está bien caminar, correr o montar bicicleta sin la mascarilla siempre y cuando te encuentres en un área en la que te encuentres solo o con personas de tu propio hogar. Sin embargo, si hay otras personas en el camino, lo mejor es usar la mascarilla al acercarse, y al pasar hacer todo lo posible para poner la mayor distancia que se pueda.

Hay que estar muy claros en que el entrenamiento en espacios abiertos no prevalece sobre la salud pública. Si bien ejercitarse es especialmente importante para la salud física y mental durante este momento de ansiedad, esto debe hacerse de una manera que no ponga en riesgo a otros miembros de la comunidad.

Referencia: Should I wear a mask when I’m exercising outside? The Guardian, 2020. https://bit.ly/2YK2ZTh