En 2019, se desencadenaron una serie de protestas prodemocracia en Hong Kong, esto trajo como resultado la detención de miles activistas, muchos señalaban que se trataba de un abuso a la libertad de expresión, sin embargo, los arrestos están implicando algo más, la violación a la privacidad.

El uso de la tecnología durante las protestas prodemocracia en Hong Kong, con el fin de evador las medidas policiales, podría convertirse en un punto débil debido a las sospechosas prácticas policiales recientes.

Una revisión judicial realizada el pasado mes de abril del año en curso, determinó que los smartphones de varios activistas de las protestas en Hong Kong, fueron desbloqueados y revisados sin autorización.

Rastreos de teléfonos tras arrestos en Hong Kong

Joshua Wong y Agnes Chow, fueron los activistas detenidos durante las protestas en Hong Kong que presentaron una demanda legal, después que funcionarios policiales les enviaron órdenes de allanamiento en febrero tras haber revisado sus teléfonos.

Wong, fue de los principalmente afectados, puesto que durante la entrega de la orden de allanamiento supo que su iPhone -confiscado en las protestas prodemocracia en 2019–, fue descrifrado, permitiendo que las autoridades examinaran sus datos, y cientos de mensajes de chat.

Asimismo, Agnes Chow, quien también es activista, demandó que su smartphone Google Pixel también fue confiscado, pero no pudo ser desbloqueado usando las herramientas forenses digitales existentes, según la presentación judicial señalada en South China Morning Post.

Vagas órdenes de rastreo

Wong y Chow señalan en el documento, que los oficiales de policía mostraron órdenes de arresto con deficiencias a nivel de redacción y presentación, afirmando que “debido a la vaga redacción de las órdenes de arresto, la policía podría explotar una escapatoria que conduciría a la búsqueda de más de 3.700 dispositivos”.

Cabe destacar que estas órdenes de allanamiento solicitaban nada más  y nada menos que el acceso a smartphones confiscados a personas arrestadas  durante las protestas prodemocracia en Hong Kong, así como la información de Facebook de los activistas.

Los abogados de Wong y Chow argumentaron que los derechos de los demandantes debieron ser protegidos por la Declaración de Derechos y la mini constitución de la ciudad, la Ley Básica. Asimismo, otros abogados afirmaron que las órdenes judiciales presentadas por la policía de Hong Kong son “legalmente poco sólidas” y “un abuso de la justicia y la ley”.

“Es obvio que en jurisdicciones que conozco, Estados Unidos, Suiza, Alemania o bajo la Convención Europea de Derechos Humanos, esto no aguantaría”, dijo Nathan Kaiser, abogado y miembro del Centro Berkman Klein para Internet y sociedad en la Universidad de Harvard.

Derechos de privacidad de los ciudadanos en riesgo

De acuerdo con expertos, aún sigue la búsqueda y arrestos masivos tras las protestas en Hong Kong, que pone en evidencia la violación a los derechos de privacidad de los ciudadanos, pues incluso transeúntes que pasaron por un sitio de protesta, corren el riesgo que se examinen sus dispositivos con estas órdenes de captura.

Un experto en ciberseguridad con sede en Hong Kong, dijo que extraer datos de un teléfono aún puede ayudar a la policía en su trabajo de investigación. Señalando que los grupos de chat en Telegram -una de las plataformas usadas para planificar las protestas– ofrecería información acerca del administrador y otros miembros del grupo.

Según informes del New York Times, la policía de Hong Kong ha intentado, en al menos una ocasión, desbloquear un iPhone abriendo los ojos de un sospechoso a la fuerza, según una entrevista realizada a un arrestado durante las protestas en julio.

Escribir un comentario