A 5 meses del inicio de la pandemia, ya son muchos más los detalles que se manejan sobre el coronavirus. Conocemos con más claridad sus medios de contagio, cómo prevenirlo y también quienes son más propensos a desarrollar condiciones graves, entre otros tópicos relacionados con la enfermedad.

Sin embargo, aún no conocemos todo sobre ella y esta sigue dándonos sorpresas. Una de las que más ha preocupado al mundo recientemente tiene que ver con el COVID-19  y el efecto que tiene en los más pequeños.

Hasta ahora, se mantiene la creencia de que el coronavirus afecta muy levemente a los niños. Sin embargo, recientes reportes de casos de una extraña enfermedad inflamatoria asociada al COVID-19 podrían cambiar esta perspectiva.

Los casos reportados en Nueva York despiertan la preocupación del mundo

Por lo general, los niños que contraen el COVID-19 presentan síntomas como fiebre, dolor abdominal y erupciones cutáneas. Aquellos casos que se complican, y que han llamado la atención de la medicina, también manifiestan un proceso de inflamación cardiaca. Una que, además, suele requerir cuidados intensivos para que sea superada efectivamente.

La condición presentada por los infantes se conoce como enfermedad de Kawasaki. Al menos 3 mil niños estadounidenses son diagnosticados con ella anualmente. Pero ahora parece también podría aparecer como una consecuencia rara del coronavirus.

Por lo menos 64 posibles casos de estas complicaciones ya se han reportado en Nueva York y los números confirmados se cuentan por docenas. El primer vestigio de esta posible relación se dio en Europa, y otros casos se han reportado en los Estados Unidos.

Sin embargo, la enorme cantidad de reportes en Nueva York es la que ha permitido confirmar la relación entre un elemento y el otro. Ahora, conglomerados de profesionales de la salud de diversos países como Gran Bretaña, Italia y España advierten que es importante tener un ojo vigilante ante esta afección.

Esta condición es una complicación poco común

El aumento de los reportes de estos casos causó un entendible miedo entre los padres que desean mantener a sus hijos sanos. Por esto, la American Heart Association incluso tuvo que emitir un comunicado este miércoles en el que enfatizaron lo rara que esta condición. Por lo que, incluso cuando la posibilidad de que esta se presente existe, la probabilidad real es muy baja.

No es momento de ser complacientes

Organizaciones médicas de todo el mundo se han reunido para intentar descifrar qué hacer en esta situación. Se ha determinado que los casos que presenten estas complicaciones con la enfermedad de Kawasaki deberán ser pasados a hospitales e instalaciones especializadas en esta, de forma que puedan recibir los cuidados intensivos y la atención particular que estos necesitan.

Las entidades médicas saben que deben seguir atentas y que estos casos deben mantenerse monitoreados. El coronavirus ya nos ha dado sorpresas antes y la meta de los doctores es estar preparados esta vez si los casos comienzan a aumentar. Aun así, debido a la baja incidencia de estos casos, aún no se considera al COVID-19 como una amenaza particular para los niños –aparte del pequeño porcentaje que desarrolla esta afección, claro.

Escribir un comentario