El combate contra el coronavirus se encuentra en su momento más activo. A cinco meses de su llegada a nuestras vidas, el mundo ha tenido que cambiar mucho para adaptarse a las nuevas condiciones que el virus ha impuesto. Ya más de 3 millones de individuos se han contagiado y poco más de 250 mil han fallecido por esta enfermedad.

Sin embargo, en este tiempo, además de adaptarse y protegerse en estos tiempos, la sociedad también ha sabido aprender. Los científicos de todo el planeta se encuentran trabajando para encontrar modos de hacerle frente a la enfermedad.

Ahora, una nueva noticia ha llegado de parte de la agencia de investigación del gobierno de Israel. Estos han anunciado recientemente que podrían haber dado con un anticuerpo capaz de frenar en seco el avance del coronavirus, SARS-CoV-2 en el organismo.

El comunicado

La noticia llegó en forma de un comunicado emitido por el ministro de Defensa israelí, Naftali Bennet. Junto a este, el Instituto de Investigación Biológica de Israel llegó a declarar sobre sus más recientes avances.

Bennet comentó que el instituto ya les había hablado de su “avance significativo” en el área de investigación de elementos que puedan hacer frente al COVID-19. Sin embargo, es ahora que nos enteramos de la magnitud de dicho progreso.

Los investigadores han dejado saber que han descubierto lo que conoce como un anticuerpo monoclonal. Según sus estudios, este parece tener la capacidad de actuar como un agente neutralizador de la enfermedad en el organismo del portador.

Por lo que, podría convertirse la cura que todos han esperado para poder dar fin a la pandemia del COVID-19. No obstante, aún no se ha llegado a tal meta, pero, los descubrimientos reflejados por el gobierno israelí podrían estar abriendo las puestas a la consecución de esta posibilidad en menos de lo que esperamos.

¿El siguiente paso? La producción en masa

Hasta ahora, la mayoría de los anticuerpos que se había probado eran de carácter policlonal, es decir, que están hechos de múltiples células. Ahora, este estudio enfocado en esta proteína monoclonal –que se deriva de una sola célula recuperada– podría marcar la diferencia.

Para esto, el gobierno israelí ya ha comentado que se encuentran trabajando en la patente de este descubrimiento. Luego de esto, iniciarían las negociaciones con los fabricantes internacionales para permitir su distribución y comercialización en el mundo. Lo que, claramente, podría darle una vuelta de hoja a la situación actual que vivimos con el COVID-19.

Otras pruebas están en proceso

Además de esto, el instituto de investigación sigue trabajando en otros proyectos, como la creación de una vacuna en base a los mismos anticuerpos dejados por el coronavirus. De hecho, incluso han realizado ya pruebas en roedores para verificar la efectividad de sus prototipos.

Sin embargo, la idea de inmunizar a la población con los anticuerpos ha tenido sus altibajos. Hasta este momento, no existe, por ejemplo, un estudio concreto que compruebe que tener anticuerpos es un seguro de inmunidad.

Asimismo, se han registrado casos en los que una aparente segunda infección ha afectado a pacientes “recuperados” de la enfermedad. Es claro que aún falta información para poder crear tratamientos totalmente efectivos contra el COVID-19. Pero, descubrimientos como el recientemente reportado por Israel ponen su grano de arena para colocarnos en la ruta correcta.