La crisis de salud global provocada por el brote del COVID-19 ha generado una aglomeración significativa del tráfico de Internet, lo que podría considerarse un declive dentro de dicho tráfico de la red, sin embargo, algunos análisis demuestran que a pesar de este incremento en el uso de la red de redes, las velocidades de conexión se han mantenido y esto se lo atribuyen a la “Neutralidad en la red”.

Si bien es cierto, el flujo de Internet ha ido creciendo considerablemente durante estos meses de pandemia de coronavirus, debido al aislamiento social, muchos proveedores de servicios han hecho uso de la “Neutralidad en la red” que permiten que los proveedores traten el tráfico por igual.

Incremento considerable durante crisis por COVID-19

Diversas situaciones como despidos, la orden de permanencia en el hogar y el cierre de centros educativos, han llevado a gran parte de la población a mantenerse en casa, varios proveedores de banda ancha y las empresas de infraestructura de red, señalan que el flujo de Internet se ha elevado entre un 10 y 40 por cierto durante los meses de enero y marzo.

Según la compañía de análisis de redes de Nokia Deepfield, plataformas de transmisión como Netflix, ha tenido un incremento del 54 por cierto en el tráfico en diversas partes del mundo, entre mediados de febrero y marzo, y además, la compañía de streming aseguró que logró un máximo histórico durante el mes de marzo.

Por otro lado, la aplicación de videoconferencias Zoom, tuvo un aumento del 300 por ciento, según lo establecido dentro del análisis de Deepfield, mientras que plataformas de juegos en línea subieron a un 400 por ciento.

Según los datos ofrecidos por Ookla, las velocidades de la red se han mantenido estables o un poco más arriba en comparación a las establecidas durante la temporada decembrina del año pasado.

La importancia de la neutralidad en la red

Recordemos que la neutralidad en la red es una premisa que permite que los las compañías que ofrecen servicios de Internet distribuyan la velocidad de conexión por igual en diferentes servicios, bien sea Zoom, Netflix, Facebook  o un portal de información de la salud, violar este principio permitiría que los proveedores más grandes pudiesen “dosificar” las velocidades de conexión a empresas que les paguen más –por ejemplo-– lo que sin duda generaría un caos en la situación actual donde todos los servicios son indispensables para cubrir las necesidades de comunicación.

Proveedores importantes de Estados Unidos como Comcast y Charter, han mantenido estables las velocidades de la red, aun cuando se ha elevado el uso de los servicios de juegos y videos, sin establecer un límite a las plataformas de transmisión.

Antecedentes

A finales de 2017, la administracion de Trump derogó la Ley de Neutralidad en la Red.  Esta derogación fue propuesta por Ajit Pat, ex representante de Verizon y actual presidente de la FCC. Como resultado, se estableció Internet en dos velocidades que permite a grandes proveedores de Internet, regular la velocidad de conexión a la que se accede a diversos contenidos.

Los opositores a la neutralidad de la red afirmaron que la regulación de los proveedores de internet, como las compañías telefónicas, había perjudicado la inversión en infraestructura de banda ancha y que la caída de las reglas estimularía más inversiones.

Mientras que defensores de la neutralidad de la red, dicen que los proveedores de servicios tienen demasiado poder al forzar a los usuarios a depender de ciertos servicios.