La cultura popular suele relacionar el color rojo con emociones fuera de control, como un nivel de enojo elevado, una pasión carnal desenfranada, o el simple sonrojo de las mejillas cuando sentimos verguenza o afecto hacia alguien.

De hecho, existe una expresión que sugiere que vemos rojo cuando experimentamos un estallido de furia. Pero ahondando un poco en ello, ¿habrá un mecanismo fisiológico en el cuerpo humano que sustente esta expresión?

Origen de la expresión “ver rojo”

Toros, Torero, España, Albacete, Matador, Plaza Toros
La expresión “ver rojo” proviene de las corridas de toro. Se creía que los toros se enfurecían al ver el color, pero tal parece que no puede diferenciarlo.

Durante mucho tiempo, el color rojo ha sido asociado con una gran variedad de emociones, que van desde el interés romántico en una persona hasta el enojo. Puede que de ahí haya surgido la famosa expresión de “ver rojo”, aunque otras fuentes, como el sitio web Phrase.org, sugieren que se origina de las corridas de toros donde el matador usa una capa roja para engañar al toro.

“La frase se conoce desde principios del siglo XX y, por lo tanto, es fácilmente precedida por el antiguo deporte, y más concretamente, el conocimiento del lenguaje taurino en los países de habla inglesa, que data de mediados del siglo XVIII”.

Otra fuente, Urban Dictionary, también apoya este origen de la frase, alegando que “en las corridas de toros, el matador llama al toro con una capa roja, que agita al toro, y cobra por la capa”.

Lo curioso es que a pesar que la expresión ha sido tan relacionada con las corridas de toros, lo cierto es que los toros realmente no pueden ver el color. Por lo que el color rojo posiblemente sea más atractivo para el público que para el animal, lo que irónicamente puede explicar por qué este también se relaciona con tantas emociones humanas.

El rojo y las personalidades más hostiles

La Cara, Se Enfrenta A, Diálogo, Hable, Psique, Ansioso
Los investigadores preguntaron a los participantes qué color preferían entre el rojo y el azul, y luego asociaron sus respuestas con su personalidad.

Un estudio publicado en el Journal of Personality sugiere que sí hay bases científicas que sustenten la expresión de que vemos rojo cuando estamos enojado. Los investigadores involucrados primero le preguntaron a los participantes qué color preferían entre rojo y azul, luego de lo cual completaron pruebas de personalidad.

Y tras analizar sus respuestas a la primera pregunta y las que especificaron en el test de personalidad, los investigadores descubrieron que las que preferían el color rojo tendían a tener personalidades más hostiles.

Entonces aplicaron otra prueba en la que a los participantes se les presentaron imágenes azules y rojas desvaídas, donde ninguna era predominante sobre otra. Y los participantes que vieron el color rojo obtuvieron un puntaje 25 por ciento más alto en los indicadores de hostilidad en la prueba de personalidad, considerándose más capaces de dañar a otra persona en un momento de enojo.

Ira, Angry, Mal, Aislado, Peligrosas, Emoción, La Cara
Las personas con personalidades más hostiles parecen tener mayor preferencia por el color rojo.

“Finalmente, a los participantes de la prueba se les presentaron escenarios imaginarios en los que podían tomar diversas formas de acción”, indicaron los autores del estudio. “Las personas que preferían el rojo tenían más probabilidades de indicar que dañarían a otra persona en los escenarios que a los que preferían el azul”.

Con estos resultados, los autores concluyeron que el color rojo puede tener algún tipo de conexión con la evolución de la humanidad, probablemente derivada de tiempos ancestrales de caza, en los que el rojo podía asociarse directamente con amenazas y peligros.

Referencia:

Do You Actually ‘See Red’ When You’re Angry? https://www.dollarshaveclub.com/content/story/do-you-actually-see-red-when-youre-angry