Antes de la pandemia, la humanidad ya estaba experimentando graves problemas debido a otro tipo de aislamiento social: el derivado del uso de los teléfonos celulares y las computadoras.

A pesar de que a través de estos dispositivos y el Internet, muchos jóvenes pueden derribar barreras geográficas y culturales, esto parecía estar deteriorando su capacidad de interactuar con las personas que se encuentran más cerca.

Y ahora, con la propagación masiva del coronavirus y las restricciones aplicadas para contener la situación, este problema parece haberse acentuado. Ya varios estudios han observado niveles de ansiedad y depresión elevados en la población en general, pero el distanciamiento social parece estar acentuando la soledad entre los adolescentes.

Soledad en la adolescencia

Jacqueline Leighton, profesora de psicología educativa en la Universidad de Alberta, dice que incluso en el mejor de los casos, muchos jóvenes no tienen un oyente comprensivo con el cual compartir sus problemas.

Un estudio publicado a principios de año por Youth Mental Health Canada reveló que, entre unos 400 estudiantes con edades comprendidas entre 10 y 20 años, casi el 60 por ciento dijo que no tenían a quién recurrir cuando los afectaba un problema emocional o de salud mental.

El mismo estudio determinó que la estrategia más común que utilizaban estos jóvenes era escuchar música (59 por ciento), mientras que apenas 40 por ciento optaba por hablar con un amigo. Pero llama la atención que solo alrededor del 27 por ciento indicó que podía hablar con un miembro de la familia.

“El treinta y dos por ciento indicó que había considerado intentar suicidarse en el período anterior de cuatro semanas, mientras que el tres por ciento había hecho un intento”, escribieron los autores del informe. “Igualmente inquietante, la mitad de todos los encuestados de 19 años había considerado un intento”.

Soledad acentuada durante el confinamiento por el coronavirus

Ahora volvamos a la actualidad, donde muchos países se han visto en la necesidad de implementar restricciones de salida y de contacto entre las personas para reducir la tasa de contagios y de mortalidad por la nueva enfermedad.

Si bien muchos han podido asumirlo de buena manera, los seres humanos son meramente sociales y esto ha podido acentuar problemas dentro de las familias. El mayor riesgo de abuso físico y mental es una señala de alerta, según la profesora Leighton, pero más allá de eso, la falta de apoyo emocional en medio de situaciones tan difíciles podría estar aumentando la sensación de soledad en muchos jóvenes.

“Lo que es realmente peligroso es que hay algunos niños que, en la angustia de la soledad, podrían no imaginar un mundo en el que no se sientan de esa manera o no vean la luz al final del túnel”, dijo.

La importancia de la interacción social durante la adolescencia

Si bien la interacción social en la primera infancia dentro de las familias es algo esencial, Leighton sostiene que “los adolescentes necesitan especialmente la interacción social”. Relacionarse con otros durante la adolescencia es un factor importante que influye en el desarrollo social, el establecimiento de creencias y la formación de relaciones saludables como adultos.

“Los compañeros les dan a los niños la oportunidad de probar diferentes formas de ser o pensar con un nuevo grupo de personas que no encuentran en casa”, afirma. “Tenemos que hacer que los niños hablen”.

Es por ello que Leighton recomienda que los adolescentes encuentre un confidente con el cual puedan hablar, aunque bien sabemos que esto no es una tarea fácil incluso para los más sociales. Además:

“No todas las familias están acostumbradas a eso, pero en base a todo lo que sabemos sobre el desarrollo de los adolescentes, los niños necesitan establecer algún tipo de conexión con un padre o amigo, podría ser una tía o un tío, pero quieres hablar sobre tus emociones y miedos. Sin eso, es muy difícil entender qué subyace al miedo”.

La mayoría se recuperará

La buena noticia en medio de este gran problema que muchas veces pasa desapercibido es que los adolescentes son resistentes. La mayoría logrará superar rápidamente el estancamiento derivado de este aislamiento social una vez que se levanten las restricciones.

Irónicamente, los dispositivos inteligentes y el Internet podrían estar ayudándolos en este momento. “Recuerde, no están totalmente aislados en este momento. Están interactuando con la familia, prácticamente con amigos, cuando salen a la tienda o incluso salen a caminar”.

Referencia:

Why COVID-19 loneliness can be especially hard on teens. https://medicalxpress.com/news/2020-05-covid-loneliness-hard-teens.html