Uno de los países que más éxito ha tenido en la contención del COVID-19 es Nueva Zelanda, cuya primera ministra, Jacinda Ardern, informó recientemente que la trasmisión local del coronavirus había sido “actualmente erradicada”.

A pesar de ello, las autoridades siguen instando a la población a quedarse en casa y evitar en lo posible las interacciones sociales, aunque se ha planteado la posibilidad de modificar un poco esta estrategia bajo un esquema conocido como “burbujas sociales”.

En su página web, el gobierno de Nueva Zelanda indica que las personas deben continuar con las medidas de distanciamiento, pero que pueden empezar a retomar relaciones con su familia y otros contactos siempre y cuando vivan en la misma ciudad.

“La gente debe continuar dentro de la burbuja de su hogar pero puede expandirla para reconectarse con su familia extendida, o para traer cuidadores, o para ayudar a personas aisladas siempre y cuando todos vivan en el mismo pueblo o ciudad”.

Las burbujas sociales son grupos exclusivos

Por el momento, Nueva Zelanda no ha fijado un número de individuos por cada burbuja, aunque con lo dicho hasta ahora intuimos que debe ser pequeño. De hecho, serán grupos tan exclusivos que las personas que formen parte de ellos no podrán ser parte de otros, aunque de manera momentánea.

Stefan Flasche profesor asociado de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, explica que esta aproximación “es una manera de aumentar el contacto social a la vez que se minimiza el riesgo de transmisión de la enfermedad, ya que si se produce una infección se queda dentro de la burbuja y no puede transmitirse a otras”.

Otros puntos a considerar en las burbujas sociales

Muchos seguro estarán pensando en lo difícil que será armar una burbuja en la que no puedan ingresar todos y cada uno de nuestros contactos. Pero el verdadero reto está en incluir a personas que están dispuestas y cuentan con la disciplina suficiente como para respetar la exclusividad del grupo.

“Es una tarea delicada porque tienes que hacer un contrato social con otra gente que está en tu burbuja y asegurarte de que todos permanezcan dentro de ella y esto se basa en la confianza”, admite Per Block, coautor de un estudio de la Universidad de Oxford que evalúa estrategias para reestructurar las interacciones sociales en medio de la pandemia.

Además, las diferencias de edad también pueden suponer un desafío. Muchos adultos pueden lidiar con el confinamiento simplemente comunicándose con sus amistades o familiares a través de videollamadas. Pero como indicamos en un artículo previo, los adolescentes son especialmente susceptibles a las interacciones sociales, y puede que deban colocarse como prioridad en este momento.

Y otro punto importante a la hora de crear la burbuja es incluir personas que se encuentren geográficamente cerca, como vecinos con los que se tuviera una amistad previa y con una estructura familiar similar.

La clave del éxito está en seguir las reglas

Las burbujas sociales conforman una opción con un elevado potencial de aliviar las tensiones psicológicas causadas por el distanciamiento, y tiene el apoyo de varios personajes. Tal es el caso de Brian Dow, vicedirector ejecutivo de Rethink Mental Illnes, una ONG británica encargada de velar por los derechos de las personas con problemas de salud mental, quien comentó recientemente:

“Esto le permitiría a la gente aliviar la ansiedad que puede estar sintiendo al estar atrapada en su casa. La gente ha sido muy creativa (en términos de socialización), pero, francamente lo que ahora necesita es, simplemente, un abrazo”.

Pero advierte que esta estrategia puede funcionar y proporcionar beneficios siempre y cuando las personas se apeguen al reglamento. Para motivarse, deben recordar que no es para siempre, sino “una solución intermedia entre ahora y quizás dentro de un año cuando volvamos a interactuar normalmente”, como indica de Block. En definitiva, es una oportunidad de oro para aliviar el estrés sin arriesgar demasiado la salud.

Referencia:

Fin de la cuarentena: “burbujas sociales”, la estrategia para salir de la cuarentena que aplica Nueva Zelanda y barajan otros países. https://www.bbc.com/mundo/noticias-52501432