La Organización Mundial de la Salud (OMS) rechazó nuevamente las teorías de que el coronavirus fue creado en un laboratorio, puntualizando que toda la evidencia disponible hasta la fecha sugiere que el SARS-CoV-2 tiene un origen animal natural y que no se trata de un virus manipulado o fabricado.

La afirmación ocurre después de que algunos funcionarios estadounidenses, incluyendo al presidente Donald Trump, señalaran que el virus pudo haber sido creado en un laboratorio ubicado en Wuhan, donde comenzó el brote, y que su administración comenzara a investigar los orígenes del coronavirus.

La verdadera fuente

La OMS ha manifestado anteriormente que la composición genética del virus está estrechamente relacionada con los coronavirus identificados en los murciélagos, lo que sugiere que la enfermedad se originó en ese animal antes de dar el salto a los humanos.

La OMS refutó estas suposiciones indicando que varios estudios han analizado las características genómicas del SARS-CoV-2 y no han encontrado evidencia que soporte que el coronavirus sea un producto de laboratorio.

Takeshi Kasai, Director Regional de la OMS para el Pacífico Occidental, expresó que si bien no ha sido posible identificar la fuente exacta, es probable que la enfermedad provenga de animales. Esta declaración se produjo luego de que el Presidente Trump dijera que Estados Unidos está investigando si el virus se filtró desde un laboratorio de Wuhan que estaba investigando los coronavirus, incluido el virus del SARS, un pariente genético cercano del coronavirus actual.

Se cree que el nuevo coronavirus dio el salto de animales a humanos en el Mercado de Mariscos de Huanan en Wuhan, que es donde se detectó el primer grupo de casos. Sin embargo, China no ha logrado hasta ahora identificar al “paciente cero”, la primera persona en contraer la infección. Sin saber quién es el paciente cero o cómo se infectó, será imposible conocer la verdadera fuente del virus.

Parte de un experimento fallido

No obstante, la propia OMS no descarta que el virus pudo haber sido llevado al mercado de Huanan por un humano ya infectado, que luego lo contagió a otros. Actualmente se están investigando posibles casos de coronavirus que se remontan a mediados de noviembre de 2019, un mes antes de lo que se pensaba.

La afirmación ocurre después de que funcionarios estadounidenses, incluyendo al presidente Trump, señalaran que el virus pudo haber sido creado en un laboratorio ubicado en Wuhan.

Según los informes, los servicios de inteligencia estadounidenses lanzaron una investigación a gran escala en el laboratorio sobre las afirmaciones de que los científicos permitieron que el nuevo coronavirus escapara como parte de un experimento fallido, lo que condujo a la pandemia global.

El organismo de control de la salud mundial, refutó estas suposiciones indicando que varios estudios han analizado las características genómicas del SARS-CoV-2 y no han encontrado evidencia que soporte que el coronavirus sea un producto de laboratorio, subrayando que si fuera un virus construido, su secuencia genómica mostraría una mezcla de elementos conocidos, pero “este no era el caso”.

Por su parte, China ha negado las especulaciones de que el patógeno se originó dentro del laboratorio del Instituto de Virología de Wuhan, y advierte que las agencias del gobierno de los Estados Unidos están armando una “conspiración”.

Referencia: Coronavirus very likely of animal origin, no sign of lab manipulation: WHO. Reuters, 2020. https://reut.rs/3bXsVhX