A cuatro meses desde el inicio del contagio del coronavirus, el mundo sigue luchando para contrarrestarlo. La pandemia avanza, pero ahora, en paralelo, la ciencia también.

Actualmente, ya existen 6 vacunas diferentes que se están probando en el mundo para intentar combatir al COVID-19. Asimismo, se siguen haciendo investigaciones para determinar si algún medicamento actual podría tener algún efecto contra esta enfermedad.

Hasta hace muy poco, esta área no había tenido mucho éxito, sobre todo con los múltiples problemas que se presentaron a causa de la cloroquina y su derivada, la hidroxicloroquina. Sin embargo, el panorama ha cambiado ahora gracias a otro medicamento que también estaba en revisión: el Remdesivir.

La gran revelación

El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos estaba poniendo a prueba este medicamento desde febrero de este año.

Para esto, realizaron un ensayo clínico con control aleatorio y doble-ciego en más de 1.000 pacientes hospitalizados por COVID-19. Con esto, lograron determinar que las personas que recibían el medicamento y no el placebo mostraban señales de recuperarse más rápido.

El comunicado de NIAID ha llegado al mundo este miércoles. Con este, este antiviral experimental de amplio espectro propiedad de la empresa farmacéutica Gilead Sciences se han convertido en el primer fármaco comprobado que ofrece beneficios en el tratamiento del coronavirus.

Nada de curas milagrosas

La gran revelación ha llenado al mundo de esperanza, pues ahora se conoce al menos un detalle más que podría llegar a ser utilizado en la batalla contra el COVID-19. Aun así, solo ha mostrado que genera una recuperación 31% más veloz.

Por lo que, tampoco se trata de un tratamiento que pueda acabar mágicamente con el coronavirus o que dé resultados inmediatos. Lo que sí ofrece este descubrimiento son oportunidades. Ahora que se sabe que este es funcional contra el virus, estudiarlo podría llevar a la producción de medicamentos específicos mucho más eficientes.

¿Cuándo podría comenzar a distribuirse?

Por los momentos, la distribución de este medicamento no se encuentra autorizada. Ya que, a pesar de que ya se encuentra registrado, nunca fue verdaderamente aprobado por la FDA (Food and Drug Administration).

Ahora, la solicitud se encuentra en espera, pero se tiene la esperanza de que, por los recientes resultados, esta se apruebe pronto. Mientras tanto, la empresa estadounidense Gilead ya ha comentado que tiene 1,5 millones de dosis iniciales entre las que están listas y las que se encuentran en proceso, para disponer apenas tengan el permiso.

Algunos inconvenientes

Se ha dicho que, como la medicina debe aplicarse por medio de una inyección y tiene un proceso de fabricación complejo, podría ser difícil distribuirla. Este es un problema que la empresa no ha tocado y que debe comenzar a considerar para sus proyecciones a futuro.

Otras oportunidades

Por otro lado, otras investigaciones les han demostrado que el tratamiento aplicado por 5 días puede ser igual de efectivo que uno que dure 10. Originalmente, estaban preparando su stock para 10 sesiones. Ahora, con esta nueva información, la cantidad de tratamientos disponibles se ha duplicado.

Así combate el Remdesivir el COVID-19

El éxito que ha tenido el Remdesivir al combatir el SARS-CoV-2 tiene que ver con su forma sigilosa de colarse dentro de las células que este infecta. El coronavirus requiere adenosina, que es uno de los componentes básicos del ADN y el ARN, el Remdesivir es un “análogo de nucleótido” que tiene la capacidad de imitarla.

Como consecuencia, cuando el virus considera que está absorbiendo adenosina, lo que que verdaderamente está entrando a su sistema es el antiviral. Luego, este ataca desde adentro y frena los procesos de multiplicación del virus, lo que, al final evita que este siga proliferando en el organismo.

¿De dónde ha salido el Remdesivir?

Originalmente, este medicamento se pensó como un posible elemento para combatir la fiebre hemorrágica viral conocida como ébola. Sin embargo, en el 2019 fue descontinuado por completo ya que no ofreció resultados alentadores al enfrenar al virus que la ocasionaba.

No fue sino hasta que NIAID se interesó en este medicamento en el 2020 que este pudo quitarse el polvo de la estantería. Todo porque, en pruebas anteriores, afortunadamente había mostrado resultados positivos contra los primos del COVID-19, el SARS y el MERS, al estar en animales.

La polémica

El mismo día que NIAID reveló su estudio, The Lancet también publicó otro realizado con pacientes en China que indicaba que el Remdesivir no había dado ningún resultado notorio. Sin embargo, la muestra de esta investigación fue significativamente menor a la del estudio estadounidense (menos de 200 participantes). Por lo que, se considera que es posible confiar más en los resultados obtenidos de la población más grande.