Existe una amplia literatura que apoya el vínculo entre la calidad de la relación niño-maestro en la primera infancia y la internalización y exteriorización de los comportamientos en la infancia media. En la mayoría de estos estudios, la calidad de la relación afectiva entre maestro y niño se conceptualiza en términos de cercanía y conflicto.

Aunque la dependencia se ha examinado con mucha menos frecuencia que la cercanía o el conflicto, se ha identificado como un factor de riesgo para los problemas de conducta en la primera y la mediana infancia.

Identifican factores de riesgo relacionados con coronavirus grave en niños

Apego temprano

Actualmente se sabe poco sobre los factores –como el apego temprano entre madre e hijo– que predicen la dependencia entre niño y maestro en la infancia temprana, y si la dependencia es un mecanismo a través del cual el apego entre madre e hijo puede influir en los comportamientos en la infancia media.

Para abordar estas limitaciones, investigadores de la Universidad de Nueva York realizaron un estudio en el que examinaron si el apego temprano del niño con la madre se relaciona con la dependencia del niño al maestro en preescolar.

El estudio muestra el papel mediador de la dependencia niño-maestro en la asociación entre el apego temprano de la madre al niño y los problemas de comportamiento en la niñez media.

A tal fin, los investigadores exploraron las evaluaciones de los patrones de apego madre-hijo de 769 familias en datos recopilados por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano. El equipo analizó el apego a los 24, 36 y 54 meses, así como en primero, tercero y quinto grado, y en complemento, examinó la dependencia, la cercanía, el conflicto y otros comportamientos entre los niños y sus madres, así como entre los niños y sus maestros.

Dificultades en las relaciones con sus madres

Estos análisis revelaron que los niños que experimentaron relaciones “dependientes” o pegajosas con sus maestros de preescolar tendieron a tener dificultades en las relaciones con sus madres. Además, los investigadores encontraron que más tarde en la escuela primaria, estos niños eran propensos a ser ansiosos, retraídos y demasiado tímidos.

Los datos también mostraron que los niños con apegos maternos más seguros a los 24 meses tenían menos probabilidades de exhibir dependencia hacia sus maestros a los 54 meses. Sin embargo, los niños con apegos ambivalentes, de control o inseguros a los 36 meses mostraron niveles más altos de dependencia hacia sus maestros a los 54 meses.

La dependencia se ha identificado como un factor de riesgo para los problemas de conducta en la primera y la mediana infancia.

Los resultados de los modelos de multinivel mostraron que la dependencia entre niños y maestros a los 54 meses se asoció con niveles más altos de problemas de comportamiento de internalización, pero no de externalización, en la infancia media.

Este es el impacto psicológico del confinamiento en niños del área de Wuhan

Estos hallazgos se suman a la relativamente limitada investigación sobre la dependencia niño-maestro al examinar cómo este constructo poco estudiado se relacionó tanto con los estilos de apego madre-hijo, como con la internalización y exteriorización de comportamientos.

Sobre la base de estos resultados, los autores señalan que apoyar a los educadores de preescolar para reducir la dependencia entre niños y maestros puede ayudar a mejorar el riesgo de internalizar los comportamientos planteados por el apego materno.

Referencia: The mediating role of child-teacher dependency in the association between early mother-child attachment and behavior problems in middle childhood. Attachment and Human Behavior, 2020. https://doi.org/10.1080/14616734.2020.1751989

Más en TekCrispy