Aunque todos sabemos que Disney es magia, no se nos puede olvidar que el ingreso primario de Walt Disney Company son sus parques temáticos y, aunque por los momentos están cerrados por el tema de la pandemia del coronavirus, la compañía ha conseguido la forma de llevar la montaña hasta Mahoma.

A través de un documental que se estrenó en Disney Plus, titulado ‘The Imagineering Story’, la compañía del ratón nos permite conocer los detalles y profundidades de su maquinita de dinero más importante: Disneyland y el resto de sus parques de atracciones.

Para quienes no lo sepan, existen un departamento en la compañía de Disney llamado Imagineer, donde se encuentran los arquitectos, ingenieros y demás artistas que se dedican día a día a crear nuevas atracciones y a arreglar cualquiera que esté averiada.

Podemos esperar mucha autopublicidad

‘The Imagineering Story’ es un documental hecho por Disney y para Disney, por lo que tampoco podemos esperar que la versión sea la más neutral ni la más transparente. Después de todo, la compañía debe seguir promocionando sus parques aun cuando están cerrados por el distanciamiento social.

Para nada queremos afirmar que las seis horas de documental –cada episodio dura aproximadamente 65 minutos– son de pura publicidad y mercadeo, pero sí deben estar preparados para escuchar varias veces el mismo discurso de “factoría de sueños”, “tierra mágica”, “entretenimiento para toda la familia” y cualquier otra frase que venda lo que significa la compañía.

El documental cuenta con material grabado a lo largo de 50 años, con presentaciones oficiales del propio Walt Disney y que denotan el proceso de construcción de los distintos parques.

Sin embargo, se desconoce por qué la compañía no buscó la forma de abordar los fracasos de los parques, como por ejemplo cuando un cocodrilo se comió a un niño en Florida, o de California Adventure y el fiasco de Disneyland Paris.

Aun conociendo que algunos detalles bien profundos se estén quedando por fuera, ‘The Imagineering Story’ sigue siendo un proyecto fascinante, sobre todo desde el punto de vista del mercadeo indirecto que la compañía busca hacerle a sus parques.