La diabetes es un trastorno metabólico complejo que se caracteriza por la hiperglucemia resultante de defectos en la secreción y la acción de la insulina. En la actualidad, la prevalencia de la diabetes de tipo 2 está alcanzando proporciones epidémicas, convirtiéndose en una grave amenaza para la salud pública en todo el mundo debido principalmente a las complicaciones asociadas.

La creciente prevalencia de la diabetes tipo 2 está relacionada con estilos de vida nocivos, en particular con la reducción de los niveles de actividad física y hábitos alimentarios cada vez menos saludables, lo que indica que la dieta desempeña un papel crucial en la aparición y la progresión de la  enfermedad.

Composición de la microbiota intestinal

No obstante, cada vez hay más pruebas que indican que ciertos compuestos dietéticos pueden atenuar el riesgo de diabetes tipo 2 por su capacidad de modular la composición de la microbiota intestinal, una compleja comunidad de bacterias que coloniza la superficie y el lumen del tracto gastrointestinal.

La microbiota transforma los componentes de los alimentos y produce una amplia gama de metabolitos que repercuten en la fisiología y la salud del huésped de muchas maneras, desde el mantenimiento de la homeostasis intestinal hasta el metabolismo de la energía.

Los investigadores indican que los efectos beneficiosos del cacao en la diabetes podrían estar mediados, al menos en parte, por la modulación de la microbiota.

De hecho, muchos estados de enfermedad se han asociado con alteraciones en la composición de la microbiota y, por consiguiente, en su funcionalidad, lo que indica su participación en el desarrollo de numerosas patologías.

En particular, la función de la microbiota se ha identificado como un factor relevante y potencialmente modificable que contribuye al desarrollo de enfermedades metabólicas, incluida la diabetes tipo 2.

Efecto beneficioso

Por lo tanto, las intervenciones que apuntan a la modificación de la composición de la microbiota intestinal lucen como estrategias eficaces y prometedoras para la prevención y gestión de este trastorno metabólico.

En este sentido, un estudio en ratas realizado por investigadores del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas (CIBERDEM) y la Universidad Complutense de Madrid, encontró que las dietas ricas en cacao modificaron la composición de la microbiota intestinal, mejorando el metabolismo a través de múltiples mecanismos.

La función de la microbiota se ha identificado como un factor relevante y potencialmente modificable que contribuye al desarrollo de la diabetes tipo 2.

Para el estudio, el equipo alimentó dos grupos de ratas: uno con una dieta estándar y otro con una dieta rica en cacao al 10 por ciento. Al pasar 10 semanas los investigadores obtuvieron tejidos del colon, a fin de examinar la integridad de la barrera y el estado inflamatorio del intestino, y analizaron las heces para determinar la composición microbiana, los ácidos grasos de cadena corta y los niveles de lactato.

Estos análisis mostraron que la ingesta de cacao mejoró la estructura y la integridad de la barrera de la mucosa del colon y modificó la composición de las bacterias intestinales en animales diabéticos hacia un perfil microbiano más saludable.

Curiosamente, algunas de las modificaciones de la microbiota intestinal inducidas por el cacao están estrechamente asociadas con la mejora de la homeostasis de la glucosa y la salud intestinal, lo que sugiere que los efectos beneficiosos del cacao en la diabetes podrían estar mediados, al menos en parte, por la modulación de la microbiota intestinal.

Referencia: Cocoa diet modulates gut microbiota composition and improves intestinal health in Zucker diabetic rats. Food Research International, 2020. https://doi.org/10.1016/j.foodres.2020.109058