Una ola de rumores ha inundado a la opinión pública: el “líder supremo” de Corea del Norte, Kim Jong-un habría muerto a causa de una complicación en medio de una cirugía de corazón abierto, sin dudas esto plantea múltiples escenarios tanto a nivel interno como en el plano geopolítico. ¿Quién será el sucesor de Kim Jong-un? ¿Estamos a las puertas del fin de la familia Kim como jefe indiscutible de Norcorea? ¿Cuáles son las consecuencias geopolíticas de este hecho? 

Kim Yo-jong: ¿La primera norcoreana a puertas del poder? 

Recapitulemos un poco: después de la Segunda Guerra Mundial surgieron dos súper potencias que luchaban constantemente por el dominio del mundo, estas son, indudablemente, la Unión Soviética y los Estados Unidos, después de un sangriento conflicto armado por la disputa de la península de Corea se llegó a la resolución de dividir el país en dos: al norte del Paralelo 38 se erigiría un nuevo país de corte comunista y pro-soviético: la República Popular Democrática de Corea o Corea del Norte, gobernado por el general Kim Il-sung. Al sur se crearía la República de Corea, un país de corte “democrático” (en sus inicios Corea del Sur estuvo plagada de dictaduras militares) y con una economía de mercado, aliada de los Estados Unidos.

La familia Kim ha gobernado al país desde entonces (69 años) llevando a cabo una brutal dictadura comunista y siendo al día de hoy el único régimen autocrático y autoritario de origen hereditario en el mundo. Por el poder han pasado tres generaciones Kim: Kim Il-sun (1948 a 1994), su hijo Kim Jong-il (1994 a 2011) y el hijo del anterior, nieto de Kim Il-sun, Kim Jong-un (Desde el 2011)

Ahora bien, con la supuesta muerte temprana de Kim Jong-un se abre el camino a diversas posibilidades. La sucesora más reseñada es su propia hermana: Kim Yo-jong.

Kim Yo-jong fue vista públicamente por primera vez en el funeral de su padre y sorprendió al mundo al aparecer como representante oficial del país norcoreano en los juegos Olímpicos de Invierno que se llevaron a cabo en Pyeongchang, Corea del Sur, allí dio declaraciones en nombre del país dejando claro su rol relevante dentro del estado.

Yo-jong es conocida por ser la favorita de su padre, tuvo una educación privilegiada en Suiza (al igual que su hermano) y desde el 2018 se ha encargado de llevar a cabo la propaganda oficial de la nación y acompañar a su hermano en diversos actos públicos. 

Expertos la describen con una personalidad fría, muy inteligente y calculadora, se presume que ha amasado grandes cuotas de poder a las sombras del partido y se intuye que de llegar al poder ejercería un gobierno de mano dura contra sus enemigos (USA, Corea del Sur y Japón). 

¿Corea del Norte gobernado por una mujer?

Si bien la constitución norcoreana no impide que una mujer tome el control del país y le da el mismo estatus social que a los hombres, en la práctica, el país asiático tiene uno de los índices más negativos de inclusión femenina en el poder, de hecho, 95% de los miembros de la junta militar y el Partido de los Trabajadores (Partido comunista oficial) son hombres. 

Yoo Ho-yeol una académica especialista en temas norcoreanos de la Universidad de Corea y consejera oficial del Ministerio de Reunificación del gobierno de Corea del Sur advirtió que ve muy limitada la capacidad de gobernar por parte de Yo-jong en caso de que esta ascienda al poder, de hecho, comenta que no solo la amplia masa de hombres gobernantes se opondrán al hecho, sino que gran parte de la población tampoco estará de acuerdo.

Varias fuentes del departamento de inteligencia surcoreana han alegado que de ser cierta la muerte de Kim Jong-un, ven más probable el escenario de una junta militar gobernando el país, llegando así al fin de la dinastía Kim. 

Ahora bien, por otro lado existe otro grupo de analistas que alegan que Kim Yo-jong sí tendría grandes posibilidades de gobernar el país. Esto se da por un hecho básico en los gobiernos comunistas: el culto a la personalidad. Recordemos que los gobiernos de este estilo entablan y crean a su alrededor un sistema social colectivista, es decir, “el todo” es más importante que sus partes. Esto genera una ecuación sencilla: cualquier persona del legado Kim podría gobernar este país por el simple hecho de pertenecer a esa familia. A esto se le agrega el siguiente factor: Si el Partido de los Trabajadores da el firme aval a Yo-jong como “líder suprema” ella inmediatamente accedería al poder, recordemos que el Partido (“El todo”) está por encima de toda individualidad, incluida los géneros. 

Recordemos también que en 2011, cuando muere Kim Jong-il se especuló mucho sobre la posibilidad real de que su hijo y actual gobernante Kim Jong-un pudiera gobernar de manera efectiva dada su temprana edad (21 años)  y rivalidad con antiguos jefes militares. Jong-un demostró al ascender al poder estar capacitado para el cargo demostrando brutales acciones para eliminar a sus enemigos tales como su tío Jang Song Thaek y su medio hermano Kim Jong Nam. 

Realidad geopolítica: China y USA

Corea del Norte ha ganado relevancia al ser un país que produce y supuestamente posee armas nucleares en su país, al mismo tiempo cuenta con el ejército más extenso del mundo en donde se emplea a 25% de la población (Aproximadamente 1.2 millones de personal activo y 6 millones de reservistas). 

Estados Unidos la considera una nación de alta peligrosidad y en los últimos años, Donald Trump ha protagonizado diversos encuentros y reuniones para lograr evitar que Corea del Norte siga produciendo material nuclear. Sin embargo, las relaciones siguen siendo hostiles entre ambos países. 

Japón y Corea del Sur también tienen tensas relaciones con el país comunista. Corea del Sur por su obvia historia de separación y conflicto constante, el paralelo 38 o mejor conocida como la frontera entre ambos países es la zona más militarizada del mundo y un foco constantes de tensiones a pocos kilómetros de Seúl, una de las capitales más importantes del mundo. Por su parte, el país nipón por su parte lleva una gran carga de tensiones históricas con Corea dada por su pasado colonialista sobre la península y diversas tensiones comerciales y militares con Corea del Norte. 

China por su parte surge como el gran protector del país gobernado por los Kim, históricamente, sus nexos confucianos y su ideología comunista los han unido de manera muy estrecha, no obstante, su frontera ha sido protagonista de dramáticos momentos ya que por ese medio se han presentado diversas fugas y migraciones clandestinas de norcoreanos buscando una salida del régimen. 

Varios analistas han tomado en cuenta el escenario de una posible guerra civil entre diversos grupos de poder en el país comunista. Esto generaría una serie de tensiones en la península con consecuencias complicadas para los países alrededor: una de ellas sería una migración masiva de norcoreanos hacia la frontera China y Japón (vía marítima) como consecuencia de los posibles conflictos armados, otro escenario sería la posible intervención de USA buscando neutralizar las supuestas armas nucleares y químicas alojadas en Pyongyang, además, esto generaría un ambiente tenso y peligroso alrededor que limitaría aún más el comercio a los países vecinos ya tocados por la crisis del COVID-19. 

China sin dudas buscará mantener el status-quo y buscar un reconocimiento político y militar de Occidente hacia el nuevo gobernante norcoreano, por su parte, USA, Japón y Corea del Sur evaluarán sus acciones pertinentes en medio de la crisis sanitaria mundial.

Un futuro incierto

Dado el hermetismo oficial, aún no hay noticias de parte del gobierno de Corea del Norte sobre la muerte de Kim Jong-un, todo se ha tratado con base a especulaciones y filtraciones a la prensa occidental y de algunos medios chinos y japoneses. 

Las alarmas están encendidas desde que el mandatario no asistió a la conmemoración del 108 aniversario de su abuelo y “Líder eterno” del país Kim Il Sung y se corrió el rumor de que se habría complicado una operación cardíaca. 

Quedaremos atentos a los siguientes acontecimientos.