Esta pandemia mundial ha hecho que sociedades enteras tuvieran que parar sus actividades para frenar el contagio del coronavirus. En medio de toda esta situación, muchas personas han comenzado a sentirse encerradas en sus propios hogares.

La web ahora está llena de divertidos contenidos que muestran las mil y un actividades que las personas han encontrado para ocupar su tiempo. Desde las reparaciones de la lámpara hasta ese proyecto de bricolaje o ese curso de italiano que se vivían posponiendo finalmente pudieron tener protagonismo en el día a día de los individuos.

Sin embargo, no todos han estado contentos solo con esto. Ahora, también se puede observar una nueva tendencia en las redes que implica los cambios de imagen durante la cuarentena.

Cambios de look, más allá de la practicidad

En efecto, si no se tiene la posibilidad de ir a un salón de belleza, muchas personas optarán por alternativas caseras para mantener su imagen. Tal vez realicen un ligero retoque a las puntas para mantener el corte, o una manicura básica para evitar que las uñas se partan.

No obstante, el punto que verdaderamente ha comenzado a causar que la atención se fije en estos rituales de belleza caseros tiene que ver con el lado más extremo de la tendencia. En este, nos podemos encontrar con personas que van desde cortarse el cabello o raparlo por completo hasta teñirlo o hacerse piercings y tatuajes caseros.

Miles de videos en redes sociales como TikTok o YouTube muestran de forma cómica el viaje de estas personas a una nueva imagen. En efecto, esta puede ser una forma creativa –y un poco arriesgada– de pasar el tiempo, pero, ¿al algo más detrás de este nuevo patrón de conducta masivo?

¿Tal vez es un mecanismo de supervivencia?

Sí, en un principio puede parecer que, el deseo de cambiar nuestra imagen y la supervivencia, no tienen mucho que ver entre sí. Pero, la verdad es que, desde el punto de vista psicológico, sí puede haber lazos que unan a un elemento con el otro.

Las actividades que ahora realizan miles de personas en sus hogares no están surgiendo únicamente del aburrimiento y el tiempo libre. De hecho, podría decirse que provienen de una necesidad natural de nuestro cerebro de ayudarnos a mantenernos ocupados. Esto, como una forma de ayudarnos a superar (y sobrevivir a) momentos complicados, la actual pandemia.

Aún no hay estudios al respecto

Por ahora, ninguna investigación se ha realizado alrededor de la tendencia mundial de cambiar de imagen durante la cuarentena. Decimos esto para dejar claro que todo acá son aún conjeturas y que, por tanto, todavía no hay una base científica que las sustente por completo.

Es una forma de recordarnos que somos fuertes

A pesar de la falta de estudios específicos, algunos expertos sí se han ocupado de dar su opinión sobre la situación. Entre ellos, nos encontramos con Christopher Oldstone-Moore, quien comenta que, para poder entender las conductas del presente, es necesario echar un vistazo al pasado.

Este usa como ejemplo a las personas que se han dejado crecer la barba durante la cuarentena. Culturalmente, esta se encuentra relacionada con la “masculinidad”, la “fortaleza” o la simple testosterona que, nuevamente, hace referencia a las dos primeras.

El dejar salir la barba puede ser un mecanismo psicológico para hacerse ver a sí mismos y a los demás su “fuerza”. En pocas palabras, puede actuar como un método de reafirmación para mantener la motivación durante la cuarentena.

Oldstone-Moore también opina que este razonamiento se puede extender a otros elementos como los tatuajes y los piercings caseros. Ya que, estos comúnmente están asociados con dolor y ser capaces de soportarlo también puede ser una forma de reconfortar a la mente y sentirnos psicológicamente más fuertes por haber “superado el dolor”.

Nos hace sentir que tenemos control sobre algo

Por otra parte, Kim Johnson, profesora de la Universidad de Minnesota y experta en psicología social de la moda ha comentado que el cambiar de imagen también puede ser un intento por ganar control sobre algo. En la actualidad, en medio de la cuarentena por el coronavirus, la sensación de control de nuestras vidas se ve muy diluida.

Por esto, razonamientos como “no puedo controlar el coronavirus, pero si puedo controlar mi imagen” son más comunes en el subconsciente de lo que podríamos pensar. En general, opina que posiblemente por este motivo la gente también se ha comprometido a hacer cambios en su alimentación o en su actividad física –son elementos que pueden controlar.

Constata físicamente el paso del tiempo

Una de las más obvias pero también interesantes de estos cambios de look tiene que ver con registrar el paso del tiempo. Posiblemente nuestra mente quiere dejar una constancia física de cuánto tiempo hemos estado aislados. Por esto, las personas que se dejan crecer el cabello o la barba podrían estar usándolo como un medio para dejar constancia del tiempo que llevan aislados.

Además, es el momento perfecto para probar algo nuevo

Finalmente, la falta de otros compromisos también podría ser un factor que les dé valor a muchos para probar algo nuevo. Ya que, como no tienen compromisos sociales, en caso de que las cosas no salgan como lo planeado, no tendrán que soportar meses de ver a sus compañeros de trabajo o estudios viéndolos raro por un fallido cambio de look.

Ahora, una de las más grandes interrogantes será cuántos de estos cambios se mantendrán después de la cuarentena. Los tatuajes de seguro permanecerán, pero los cambios más efímeros como los cortes de pelo tienen más oportunidades de volver a sus viejos estilos. Pero, ¿lo harán? Por los momentos, no hay respuesta.