Dada la escasez de terapias y vacunas para combatir la pandemia del coronavirus, existe una necesidad apremiante de comprender tanto como sea posible sobre el virus. Sin embargo, a pesar del enorme esfuerzo que realizan científicos de todo el mundo, aún quedan muchas preguntas sin respuesta.

Los resultados de una reciente investigación realizada por un equipo de investigadores del Instituto tecnológico de Massachusetts (MIT) el Hospital Infantil de Boston y otras instituciones, revelaron que una de las principales defensas del cuerpo contra las infecciones virales en realidad puede ayudar al virus a infectar las mismas células.

Aprovechándose de nuestras defensas

Los hallazgos de la investigación ayudarán a los científicos a enfocar los esfuerzos para comprender al SARS-CoV-2, lo hace en el cuerpo, por qué algunas personas son más susceptibles y proporciona nuevas vías para la búsqueda de tratamientos.

Se sabe que el nuevo coronavirus usa un “cerrojo” llamado receptor ACE2 para “desbloquear” una célula e invadirla, donde se replica y causa estragos. En el estudio, los investigadores descubrieron que el gen que codifica el receptor ACE2 puede ser estimulado por los interferones, una de las principales defensas del cuerpo contra los virus.

Los resultados de la investigación revelaron que el coronavirus puede estar aprovechándose de una de las principales respuestas del sistema inmune para infectar más células.

Cuando un patógeno extraño, como el caso del coronavirus, invade el cuerpo, la respuesta inicial del sistema inmune es liberar interferones para alertar a otras células sobre la presencia de un agente infeccioso en el cuerpo.

Pero cuando los interferones se apresuran a alertar al cuerpo sobre el coronavirus, en realidad estimulan el gen que aumenta la expresión de los receptores ACE2, lo que puede conducir a una mayor producción del receptor, lo que favorece y facilita el mecanismo de infección del coronavirus, al ofrecerle más “puertas de entrada”.

Respuesta antiviral

Respecto a estas observaciones, el investigador José Ordovas-Montanes, afiliado al Instituto Broad del MIT y autor principal del estudio, precisó:

“Aquí tenemos una situación en la que un virus se dirige a ACE2 como una ruta de entrada principal a las células, y al mismo tiempo puede desactivar su función normal. Al apuntar a ACE2, el SARS-CoV-2 podría estar explotando nuestras propias defensas antivirales y respuestas protectoras de tejidos simultáneamente”.

Los hallazgos ayudarán a los científicos a comprender mejor al SARS-CoV-2, lo hace en el cuerpo, por qué algunas personas son más susceptibles y proporciona vías para buscar tratamientos.

Los autores del estudio resaltan la importancia del hallazgo, dado que los interferones se están probando como un posible tratamiento para el nuevo coronavirus. Sin embargo, todavía no está claro si un tratamiento con interferón ayudaría o perjudicaría a los pacientes. Puede ser que en algunos pacientes, dependiendo del momento o la dosis, el interferón pueda contener el virus, mientras que en otros, pudiera promover la infección.

En este sentido, los investigadores buscan entender mejor dónde se encuentra el equilibrio y cómo se puede mantener una respuesta antiviral productiva sin producir más células objetivo para que el virus infecte.

Referencia: SARS-CoV-2 receptor ACE2 is an interferon-stimulated gene in human airway epithelial cells and is detected in specific cell subsets across tissues. Cell, 2020. https://doi.org/10.1016/j.cell.2020.04.035